El Consejo de la Magistratura analizará la semana que viene la disposición de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) que intima a jueces que iniciaron su jubilación a ratificar o rectificar el trámite.

Así lo decidió el plenario del consejo, a propuesta de su presidente, el consejero académico Diego Molea, en función de que el órgano que preside debe estar “atento a que no haya ningún tipo de presiones” a magistrados.

Por un planteo del consejero opositor Pablo Tonelli, representante de la Cámara de Diputados, el consejo solicitó a la Anses la resolución que dispone la consulta entre jueces que iniciaron el trámite jubilatorio.

En cumplimiento del pedido, el organismo envió ayer al Consejo de la Magistratura la resolución de 48 fojas que detalla el procedimiento y su espíritu.

La también consejera por la cámara baja, Graciela Camaño, aportó a la discusión de cómo evaluar el informe que “el ordenamiento administrativo es potestad de Anses, pero no se puede arrogar, salvo este propio consejo, la revisión de los actos de los jueces”.

“No veo que haya ningún tipo de presión a los jueces”, intervino el representante del Senado, Mariano Recalde, pero celebró el celo de todo el Consejo para garantizar la independencia de los jueces.

Dos consejeros que representan a los jueces, Ricardo Recondo y Juan Manuel Culotta, solicitaron el tratamiento urgente de la iniciativa de la Anses porque, argumentaron, “ya hay jueces intimados”.

A mediados de febrero, el organismo comenzó a intimar a magistrados que hubieran iniciado el trámite previsional para que en 30 días hábiles presentaran la renuncia o desistieran del trámite jubilatorio.

La decisión generó la reacción de la oposición, que interpretó una presión indebida a los jueces, pero el organismo la desestimó y explicó que se trata de magistrados que decidieron jubilarse por propia voluntad. (Télam)