La dignidad del trabajo, el desarrollo federal y la creación de empleo diverso como salida a la crisis que dejó la pandemia de coronavirus fueron los ejes que atravesaron las disertaciones de hoy en el Coloquio de Idea, que incluyó un pedido del papa Francisco a los empresarios para que se diversifiquen las oportunidades laborales, con la convicción de que "los subsidios sólo pueden ser una ayuda provisoria".

A través de un mensaje que se proyectó en el porteño Centro Costa Salguero, donde se desarrolla el coloquio, el Papa valoró la "noble vocación del empresario que busca con creatividad producir riqueza y diversificar la producción, haciendo posible al mismo tiempo la generación de puestos de trabajo".

El coloquio número 57 del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), que cerrará mañana el presidente Alberto Fernández, sirvió ayer y hoy de escenario para que el Gobierno reafirmara su interés en afianzar el diálogo con el sector privado con el objetivo de generar nuevos empleos y revalidar también su idea de convertir los planes sociales en trabajo genuino.

De hecho, el Papa deseó que el encuentro fuera "un momento de verdadero intercambio que pueda recoger el aporte innovador de los empresarios y el de los trabajadores que luchan por su dignidad y por sus familias".

"Por esta senda creo que el diálogo entre los empresarios y los trabajadores es no sólo indispensable sino también fecundo y prometedor", destacó y resaltó el "propósito tan noble" del coloquio.

Por su parte, el secretario gremial de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y dirigente del Movimiento Evita, Gildo Onorato, planteó que resulta "imprescindible" avanzar hacia "una Argentina sostenible".

Click to enlarge
A fallback.

"Las dos mayorías políticas en la Argentina no han sido capaces de generar consensos, de construir políticas sustentables en el tiempo, duraderas, y es el momento en que los distintos sectores de la producción, el trabajo, los sindicatos, los empresarios y el Estrado construyamos los consensos que la política aún no ha podido construir. Para construir esos consensos es necesario tener estabilidad en la Argentina y proyectar el desarrollo del país con eje en la generación de empleo", subrayó.

En ese marco, el dirigente del Movimiento Evita opinó: "La grieta (política) nos ancla en el pasado y evidentemente le impide a la Argentina desarrollarse y, por sobre todas las cosas, impide a los sectores más humildes de la Argentina integrarse al siglo XXI a través del trabajo digno, que es el verdadero ordenador social del país".

El Papa también se había expresado en esa línea previamente: "No me cansaré de referirme a la dignidad del trabajo. Lo que da dignidad es el trabajo. El que no tiene trabajo, siente que le falta algo, le falta esa dignidad que da propiamente el trabajo, que unge de dignidad", dijo.

Incluso, criticó interpretaciones sobre sus palabras y afirmó: "Algunos me han hecho decir cosas que yo no sostengo: que propongo una vida sin esfuerzo o que desprecio la cultura del trabajo".

Aseguró que el empleo "más allá de los cansancios y dificultades, es el camino de maduración, de realización de la persona, que da alas a los mejores sueños".

"Siendo esto así, queda claro que los subsidios sólo pueden ser una ayuda provisoria", evaluó y argumentó: "No se puede vivir de subsidios porque el gran objetivo es brindar fuentes de trabajo diversificadas, que permitan a todos construir el futuro con el esfuerzo y el ingenio".

Los gobernadores de Santa Fe, Omar Perotti; de Mendoza, Rodolfo Suárez; y de Neuquén, Omar Gutiérrez; sumaron hoy un reclamo para que exista una mirada más federal de la Argentina y coincidieron en plantear la necesidad de "consensuar políticas de largo plazo para promover la producción y el empleo".

El santafesino Perotti indicó que su provincia, además del histórico complejo agroindustrial, apuesta a "una muy fuerte inversión en ciencia y tecnología" y abogó por una Argentina "más conectada, con inclusión educativa y digital".

"No hay mejor política social que un puesto de trabajo. Hay que acompañar al que invierte y al que produce", afirmó Perotti, a través de una videoconferencia.

Suárez, en tanto, planteó que "las políticas provinciales son limitadas porque tenemos una macroeconomía que no funciona".

"La inflación, la falta de confianza en nuestra moneda y la falta de inversión tienen que ver con cuestiones en las que los gobernadores poco podemos hacer", lamentó el gobernador de Mendoza y abogó por "dejar de lado la grieta y trabajar en políticas de Estado".

El neuquino Gutiérrez, a su turno, subrayó: "Es necesario acordar, concertar y consensuar, para concretar el potencial de nuestros recursos y talentos" y opinó que para que haya inversión "tiene que haber acuerdos".

Mañana el cierre del coloquio estará a cargo del Presidente, quien -se informó oficialmente- asistirá a las 13.30 al Centro Costa Salguero, donde renovará el compromiso del Gobierno en darle impulso a fórmulas que permitan reconvertir los planes sociales en trabajo, algo que ya sintetizó en un proyecto de ley enviado al Congreso Nacional.

(Télam)