Los detenidos Fernando Sabag Montiel y su novia Brenda Uliarte, imputados por el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, estaban pasadas las 18 en los tribunales de Comodoro Py a la espera de ser puestos ante la jueza María Eugenia Capuchetti, quien pretende tomarles declaración indagatoria.

Ambos fueron trasladados desde sus lugares de detención por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), con custodia de la Policía Federal Argentina (PFA) hasta los tribunales federales, donde tienen despacho los defensores oficiales.

La primera en llegar, cerca de las 17, fue Uliarte (23) quien de inmediato fue llevada en medio de un fuerte operativo de seguridad al quinto piso del edificio para entrevistarse con el defensor oficial Gustavo Kollman, informaron fuentes judiciales.

Diez minutos más tarde llegó Sabag Montiel (35), quien en las mismas condiciones que su pareja iba a ser llevado al despacho del defensor oficial Juan Martín Hermida, según pudo constatar Télam.

Los imputados son representados por abogados distintos dado que Hermida, el defensor oficial que se encuentra de turno, asumió primero la defensa de Sabag Montiel y luego se excusó de representar a la novia del agresor por "intereses contrapuestos".

Se espera que Uliarte sea indagada por la jueza federal Capuchetti y por el fiscal Carlos Rívolo que luego le ampliarán la indagatoria a Sabag Montiel, quien en la primera posibilidad, el viernes pasado, se negó a declarar.

La ampliación de indagatoria del agresor estaría relacionada con la necesidad de ampliar su imputación, dado que fue ordenada por la jueza a pedido de la fiscalía, según pudo reconstruir esta agencia.

En tanto, esta tarde la magistrada levantó el secreto de sumario que la había impuesto al expediente el último domingo horas antes de la detención de Uliarte, concretada el domingo en la estación Palermo del ferrocarril San Martín.

En la últimas horas, además, la Justicia Federal incorporó al expediente una serie de fotos que lograron extraer de la tarjeta de memoria del teléfono celular de Sabag Montiel que para los investigadores acreditan cierto nivel de planificación del ataque ocurrido el jueves de la semana pasada.

Fuentes de la investigación aseguraron a Télam que se trata de fotos en las que se lo ve al ciudadano brasileño y a su novia con una pistola Bersa como la que fue utilizada en el fallido atentado y con las municiones secuestradas en el marco de la investigación en curso.

Entre las fotografías hay una del arma presuntamente utilizada por el agresor con seis balas sueltas y dos cajas de 50 municiones cada una, que serían las secuestradas durante uno de los allanamientos.

El hecho de que las balas sueltas sean seis sería un indicio que una de ellas fue utilizada para probar el arma, dado que cuando la policía la secuestró en el lugar del hecho tenía cinco proyectiles en el cargador, mientras que una pericia realizada sobre el revolver días después arrojó que tenía restos de pólvora, lo que demostraba que había sido utilizada en el corto plazo.

Según lo que lograron establecer los peritos en tecnología, las fotos fueron tomadas varios meses antes de concretarse el intento de asesinato y serán parte de la prueba que se le exhibirá hoy a los imputados en sus respectivas declaraciones indagatorias previstas para esta tarde.

Las fotografías quedaron grabadas en el SIM y la tarjeta de memoria del teléfono celular Samsung A50 del hombre detenido y pudo ser recuperada por los investigadores, más allá de que el aparato se reseteó cuando intentaron extraer la información en el marco de los primeros peritajes que se le realizaron al teléfono en la causa.

Fuentes de la investigación confirmaron a Télam la existencia de más imágenes que darían cuenta de la supuesta premeditación del ataque, a la vez que por estas horas se está intentando corroborar si los agresores realizaron inteligencia previa en los alrededores de la casa de la Vicepresidenta en Juncal y Uruguay.

Durante la tarde de hoy, el canal de noticias C5N publicó un video en el que se puede observar cómo Sabag Montiel y Uliarte llegaron juntos al lugar del hecho la noche del jueves cuando el ciudadano brasilero (radicado desde 1993 en argentina) le apuntó a la cabeza a la Vicepresidenta con un pistola Bersa calibre .32 que tenía 5 balas en el cargador.

"No es un loco suelto, no son solo él y su novia, pertenecen a un grupo de 'heaters' que se sienten representados por algunas ideas políticas, aunque no está acreditado que tengan respaldo de ningún espacio", señaló una fuente de la pesquisa. (Télam)