Los diputados radicales por Mendoza, Claudia Najul y Federico Zamarbide, fueron los únicos integrantes de Juntos por el Cambio que participaron de la sesión especial convocada por el oficialismo para debatir entre otras cuestiones la ley de etiquetado frontal, que fracasó por la decisión del arco opositor de no prestar quórum.

Los diputados fundamentaron su participación en el plenario impulsado por el Frente de Todos, al afirmar que esa iniciativa y la que beneficia a trabajadores vitivinícolas son "muy importantes para esa provincia".

Najul y Zamarbide desoyeron, de esta manera, la decisión del interbloque de Juntos por el Cambio, que encabeza Mario Negri, que resolvió no participar de la sesión convocada por el oficialismo, ya que cuestionaron la urgencia del Frente de Todos para sesionar y se quejaron por la falta de acuerdo con el temario de la convocatoria.

Con 122 diputados, 7 menos del quórum de 129 necesarios para abrir el debate, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, dio por levantada la sesión y se produjeron expresiones en minoría.

Al explicar en el recinto su presencia en la sesión convocada por el FdT, Najul explicó: "Estoy para mejorar las condiciones de vida de quiénes eligen proyectarse y vivir en mi provincia, muy discriminada por el Gobierno Nacional, muy discriminada en la coparticipación y en el presupuesto al ser de otro color político” y consideró que “la manera para lograr los consensos que la Argentina nos pide, no es este llamado y no conseguir quórum, es al revés con diálogo y es responsabilidad de todos”.

En tanto, Zamarbide manifestó que “junto a la diputada Najul decidimos participar por dos proyectos puntuales, una la ley de etiqueta frontal y por la ley de trabadores vitícolas porque es importante en nuestra provincia”.

Click to enlarge
A fallback.

“Creo en un modelo de representación en el que los legisladores representamos los intereses del pueblo y eso está por encima de cualquier tipo de discusión partidaria. Lo absurdo e injusto que un trabajador rural se jubila a los 55 años y un trabajador vitícola a los 65 años genera una enorme injustica, la tarea de la tierra es muy dura. Solicito que se trate este proyecto”, aseveró Zamarbide en el recinto. (Télam)