Beatriz García y Ana María Montenegro compañeras militantes de María del Carmen Moyano, la madre de la nieta recuperada 127, quien restituyó su identidad gracias al trabajo de Abuelas de Plaza de Mayo, declararon hoy en el juicio de lesa humanidad que se les sigue a sus apropiadores y a un efectivo policial, ante el Tribunal Oral Federal 1 de Mendoza.

En este proceso oral y público están imputados el matrimonio que conforman Iris Luffi y Armando Fernández, ex oficial inspector en el Departamento de Informaciones (ex D2), quien está acusado junto con su esposa de apropiarse de la hija de Moyano y Carlos Poblete, militantes de la organización Montoneros que se encuentran desaparecidos.

También está imputado Abelardo Garay, otro efectivo policial, acusado de falsificar su rol como testigo del nacimiento de esta niña que nació en cautiverio en el Centro Clandestino de Detención (CCD) que funcionó en la ESMA durante la última dictadura cívico militar.

En primer término dio su testimonio Beatriz García quien fue compañera de la facultad, de trabajo y militancia de "Pichona" -como era apodada María del Carmen,- y recordó que ambas se conocían desde 1972 y hacían tareas sociales en una Cooperativa en el barrio San Martín de Mendoza, lugar que estaba a cargo del padre José María "Macuca" Llorens.

“El 4 de abril de 1975 es una fecha que no puedo olvidar, ese día nos juntamos con 'Pichona' para ir al cine. Allí ella me comentó que horas antes, participó de una marcha que habían organizado unos compañeros y detonaron bombas panfletarias, en la rotonda del avión, sobre el acceso Norte. Luego que dijo que había llegado la policía y que ella pudo escapar”, evocó García en el comienzo de su relato.

Y como parte de su relato, la testigo agregó: “Luego, a la salida del cine, ya tarde, la llevé hasta su casa y al llegar a la esquina, vimos un gran operativo. Se notaba que había un allanamiento en su casa. Pasamos despacio por el frente y vimos todo el movimiento en el interior. 'Pichona' me dijo, 'llévame hasta la San Martín Sur, en Godoy Cruz', y de ahí se fue a la casa de una amiga, después de este hecho, no la volví a ver en la legalidad".

En este sentido, García contó al Tribunal que luego de este hecho, y ante la sospecha de estar siendo vigiladas, ambas coordinaban encuentros pactados con mucha precaución, y que esta modalidad se repitió en más de una oportunidad hasta que 'Pichona' se va a San juan en 1975.

Asimismo, la testigo recordó que Carlos Poblete, pareja de 'Pichona', la fue a visitar a su trabajo y le contó que ella estaba embarazada, y tiempo después García supo que se habían ido a Córdoba en 1977, donde fueron secuestrados y trasladados a “La Perla”, y María del Carmen terminó en la ESMA.

Sobre cómo conoció la existencia de la hija de “Pichona” la testigo señaló que “en noviembre del 2005 me encontré con una mujer, Bianca Bustos, compañera mía de la escuela, ella me contó que un día de invierno en 1977 la había visitado un primo, Osvaldo Fernández con su esposa, y tenía una beba en brazos y que les preguntó: '¿Y esta nena?'. 'es mía', contestó la mujer.

"Yo sabía que no podía ser de ella, hace poco había sido madre", le dijo Bustos a García, según contó la testigo ante el Tribunal.

La compañera de María del Carmen declaró por más de dos horas ante el Tribunal, y en uno de los tramos de su alocución, recordó cuando ingresó al Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos (MEDH) en el área de Identidad con el objetivo de dar con la hija de Pichona.

Al respecto, la declarante hizo un repaso de las distintas acciones que realizaron para dar con la niña, cerca del final la testigo se pregunto: “¿Cómo puede ser que una criatura nacida en la ESMA vino a parar a manos de un policía del D2? ".

Y continuó: “¿Por qué la hija aparece acá?. El apropiador conocía a María del Carmen, conocía a su casa y a su familia”.

Luego, antes de terminar su participación, pidió permiso para dejar un mensaje: ”Le quiero decir a la hija de 'Pichona' que todo el grupo de gente que fuimos amiga de su madre, la queremos y a su hijo Maxi también, los estamos esperando”, concluyó.

A continuación cerca de las 13, declaro Ana Montenegro compañera de Montoneros de Carlos y “Pichona” en San Juan, quien relató los momentos compartidos de militancia y convivencia con Carlos Poblete y Carmen Moyano, antes que ambos partieran a Córdoba.

Una vez finalizado el testimonio cerca de las 14, el juez Piña llamo a un cuarto intermedio hasta la próxima audiencia. (Télam)