Los camaristas federales porteños Martín Irurzun y Eduardo Farah se apartaron voluntariamente de intervenir en la investigación por la causa denominada "Mesa Judicial" del gobierno de Cambiemos.

La causa está a cargo del fiscal Franco Picardi y la jueza María Eugenia Capuchetti, a raíz de una denuncia formulada por el abogado Néstor Pablo Ibalo en 2019.

En ese expediente figuran, según el Observatorio de la Corrupción de la página del Poder Judicial, como "imputados" el ex presidente Mauricio Macri y los ex ministros Germán Garavano, de Justicia, y Jorge Triaca, de Trabajo. Además, aparecen como "denunciados" el ex secretario de Legal y Técnica Pablo Clusellas y el ex asesor de Macri y hoy pretenso asilado en Uruguay Fabián "Pepín" Rodríguez Simón.

Irurzun fue mencionado en un legajo de investigación como presunta víctima de espionaje ilegal pero también como una suerte de satélite de la "Mesa Judicial", puesto que fue seguido y fotografiado en una reunión con Rodríguez Simón.

"Habiendo tomado conocimiento por primera vez en el proceso del escrito del 10 de septiembre de 2020 que motivara la formación del Legajo de Investigación N° 2" –mi intervención previa es de fecha anterior-, frente a su contenido, me excusaré de intervenir, lo que así resuelvo", explicó Irurzun en una resolución personal.

Pepín R Simón

Por su parte, el camarista Farah resolvió apartarse del expediente por dos razones: a recusación en su contra que planteó Clusellas y su declaración como testigo en el marco de la investigación.

"Más allá del planteo de recusación que formuló a mi respecto una de las partes del proceso –Pablo Clusellas, con la asistencia letrada del Dr. Jorge Sourigues-, advierto que existe una razón que me impone excusarme de entender en aquél", describió Farah. "En esta misma causa, el fiscal a cargo de la instrucción requirió mi testimonio.

Consecuentemente, declaré en esa calidad, con arreglo al pliego de preguntas que me adjuntó el acusador público", añadió.

"Si bien no surge de las respuestas que brindé en dicha ocasión ninguna referencia o indicación sobre alguna de las personas señaladas en las denuncias que dieron origen y ampliación al caso, el dato objetivo y concreto que señalé (haber conocido parte de los hechos como testigo) constituye un motivo que, por imperativo legal, me conduce inexorablemente a excusarme", precisó.

De tal manera, la Sala Segunda sólo cuenta para este expediente con un juez, el flamante camarista Roberto Boico, ex abogado de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y del senador oficialista Oscar Parrilli

En virtud de esas relaciones profesionales del pasado, también Boico podría ser recusado, con lo cual la causa por la "Mesa Judicial" podría quedarse sin jueces en la instancia de revisión. NE/MG/KDV NA