La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), el gremio docente mayoritario de esa provincia, decidió extender la medida de fuerza y mantener la no presencialidad hasta al menos el próximo 11 de junio, en reclamo de "un cronograma certero de vacunación" y como "medida preventiva y de cuidado de la salud".

Tras un Congreso de sus afiliados, Agmer decidió "demandar al gobierno provincial que se suspenda la presencialidad en las escuelas de toda la provincia", ante la situación sanitaria por el coronavirus.

En ese sentido, resolvieron "como medida de acción sindical de resguardo de trabajadores y trabajadoras" que quienes sean convocados a prestar sus servicios de modo presencial "cambien la modalidad a no presencial, garantizando la continuidad del proceso educativo".

También solicitaron al gobernador Gustavo Bordet "un cronograma certero de vacunación para todos los trabajadores de la educación en los 17 departamentos" de Entre Ríos.

Además, solicitaron de forma "urgente una convocatoria a continuar la paritaria de condiciones laborales, con decisiones que tengan en cuenta los criterios epidemiológicos y climáticos para disponer un retorno seguro y ordenado a la presencialidad".

Por otro lado, exigieron que Bordet "se abstenga de prorrogar la ley de emergencia" provincial, aprobada en julio del 2020 por un año, pero que puede ser extendida por seis meses más.

La norma, rechazada por la CGT nacional y otras asociaciones y gremios, suspendió "todos los dispositivos de actualización de haberes", y estableció que los aumentos sean "dispuestos por el Poder Ejecutivo de acuerdo a las disponibilidades presupuestarias".

Respecto al sistema previsional, se decretó un aumento de aportes de activos a la Caja de Jubilaciones de quienes perciban más de $75.000 y que va de un 16% hasta un 22%; y un "aporte solidario extraordinario" en jubilaciones superiores a $75.000. (Télam)