La Unión de Docentes Argentinos (UDA) advirtió hoy que analiza la posibilidad de realizar un paro nacional ante la situación del salario del sector y el "impacto de la pobreza en la educación", después de un congreso federal de delegados de la organización.

"En mayo, una familia de cuatro integrantes necesitó casi $100.000 para no ser considerada pobre. Miles de familias docentes se encuentran por debajo de la línea de pobreza", planteó UDA en un comunicado, y sumó a esa situación el hecho de que "los incesantes incrementos de precios que impactan en la Canasta Básica Total (CBT) resultan un permanente golpe al bolsillo".

Así, para UDA, "no es posible sostener y satisfacer las necesidades de una familia con los salarios que percibimos".

"El salario mínimo inicial es de $55.000. En todas las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hay docentes que no cubren sus necesidades básicas con el salario que perciben", amplió la organización que conduce Sergio Romero.

El Congreso Nacional de Delegados de la UDA apoyó "cada reclamo salarial en las provincias" y consideró "necesario" que la Comisión Directiva Central "continúe con el trabajo de pelear por el salario en el ámbito paritario", además de "reclamar la ejecución de las cláusulas de revisión y seguimiento las veces que se pondere oportuno".

En esa línea, la organización advirtió que "de no encontrar respuestas" ante el "impacto de la pobreza en la educación", habilitará a los cuerpos orgánicos de conducción a convocar a un paro docente nacional en "todos niveles y modalidades del sistema educativo, hasta alcanzar la atención política y gestión de las reivindicaciones expresadas que los tiempos actuales requieren". (Télam)