Los docentes cordobeses continuaban hoy con el dictado de clases con la modalidad virtual, luego de negarse a hacerlo de manera presencial, tal como lo había dispuesto desde ayer el Gobierno provincial, alegando el aumento de casos de coronavirus y el incremento de las camas críticas de las Unidades de Terapias Intensivas (UTI).

La Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) presentó ante el Ministerio de Educación local una nota en la que solicitó que se "reconsidere" la resolución que habilita parcialmente la presencialidad de las clases en las poblaciones de hasta 30.000 habitantes y se "implemente la modalidad remota en todas las escuelas", manifestó a Télam el dirigente sindical Oscar Frontroth.

El dirigente de la UEPC detalló que en la nota se expuso ante el ministro de Educación, Walter Grahovac, el "desacuerdo" con los criterios epidemiológicos y sanitarios a partir de los cuales se resolvió el regreso a las clases presenciales, al sostener que "está demostrado científicamente que la circulación de personas es la principal causa de propagación y contagios" de la Covid-19.

Frontroth agregó que a ese cuadro epidemiológico de alto riesgo se suma que "no están vacunados todos los docentes".

El dirigente dijo que también se solicitó que "no se tomen sanciones ni represalias a los docentes que decidan dictar las clases de manera virtual y no presencial", como establece la resolución oficial.

También resolvieron idéntica postura los docentes de la Asociación Docentes de Enseñanza Media Especial y Superior (Ademe); el Sindicato de Docentes Privados (Sadop); la Asociación de Docentes e Investigadores Universitarios de Córdoba (Adiuc) y los docentes del Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (Suoem). (Télam)