Los Docentes Autoconvocados de Salta protagonizaron hoy una marcha hasta la Casa de Gobierno provincial, donde extendieron el acampe que desde hace unos días realizan en el lugar, en el marco del conflicto que mantienen por quinta semana consecutiva por mejoras salariales, laborales y sanitarias.

"Esta es la respuesta ante los aprietes de (Matías) Cánepa (ministro de Educación) y el gobernador Gustavo Sáenz, los descuentos por días de huelga y el nombramiento de suplentes", dijo hoy la dirigente Carmen Venencia, de Tribuna Docente.

La docente pidió que se derogue la resolución ministerial 428 y destacó que Docentes Autoconvocados realiza "una huelga legal y legítima", tras lo que comentó que "vamos en la quinta semana y no nos reintegramos ni el 30 ni el 31".

Los Docentes Autoconvocados de Salta hicieron hoy una marcha que partió desde el centro de la capital salteña y se dirigió hacia la casa de Gobierno provincial, en el barrio Grand Bourg.

Con carteles y banderas, los maestros volvieron a pedir mejoras salariales y laborales, obras en las escuelas y el respeto a los protocolos de bioseguridad implementados por la pandemia de coronavirus, entre otras demandas.

Además, critican la decisión del Gobierno de Salta de no reunirse con los autoconvocados por no estar sindicalizados.

De esta manera, respondieron al acuerdo al que arribó el Gobierno provincial, el viernes pasado, tras varios días de tratativas, con la Mesa Intergremial Docente, integrada por los sindicatos que cuentan con la personería que los faculta a negociar.

Los ministros salteños de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, Matías Cánepa; y de Economía y Servicios Públicos, Roberto Dib Ashur, acordaron con los representantes gremiales un aumento salarial del 51% hasta fin de año.

Al llegar al Centro Cívico Grand Bourg los manifestantes decidieron reforzar el acampe que desde unos días se constituyó en el lugar.

La docente Catalina Vilte, de la escuela René Favaloro, decidió iniciar una huelga de hambre, mientras otros permanecen encadenados.

Una fuerte presencia policial se advierte en el lugar y se vivieron momentos de tensión entre los efectivos y los maestros que pretenden un aumento mayor.

Los funcionarios del Gobierno provincial mantienen su postura de no hablar con los Docentes Autoconovocados.

En tanto un grupo de padres se manifestó en la escuela Urquiza, del centro capitalino, para pedir principalmente al Gobierno que se solucione el conflicto y los chicos puedan volver a clases.

(Télam)