Dirigentes sociales, legisladores y gremialistas recordaron hoy los 20 años del llamado "Matanzazo", el corte de la ruta 3 en la localidad bonaerense de Isidro Casanova que duró 19 días durante el gobierno de la Alianza, al que definieron como "un hito de la clase trabajadora", y además analizaron el presente, sobre el cual plantearon: "Este momento tiene que hacernos más robustos, más fuertes y más radicales".

En una jornada realizada por videoconferencia, varios de los oradores señalaron que la principal antagonista de aquel conflicto era la entonces ministra de Trabajo y hoy titular del partido PRO, Patricia Bullrich.

Entre los participantes estuvieron el referente de Federación de Tierra y Vivienda, Luis D'Elía, con prisión domiciliaria, y el diputado nacional (Frente de Todos-Buenos Aires) Juan Carlos Alderete, quienes a mediados de 2001 fueron las principales caras públicas de la ocupación de la ruta nacional 3 a lo largo de tres semanas.

Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa, reconoció a los dirigentes, militantes y vecinos de La Matanza que hicieron posible lo que definió como un "triunfazo", por la protesta que tras 19 días de corte y amenazas de represión de la Gendarmería concluyó con la firma de un "convenio social" en el municipio, "con la firma de Patricia Bullrich".

Durante la actividad, convocada por la FTV, la CCC y la CTA Autónoma, incluso se rememoró el alcance del petitorio que se obtuvo de la gestión nacional de Fernando De la Rúa tras la firma del acuerdo, y que consistía en la entrega de "100.000 kilos de alimentos, la distribución de 20.000 planes sociales, la apertura del hospital en el kilómetro 32 y el ensanche de la ruta 3 hasta Cañuelas", según detalló uno de los oradores.

D'Elía participó de la jornada desde su vivienda en Isidro Casanova, donde estuvo acompañado por el secretario general de ATE Hugo "Cachorro" Godoy y el representante de ATE La Matanza Miguel Federico, y definió a la firma de aquel acuerdo que permitió concretar esas demandas como "el primer convenio colectivo social".

Otro de los expositores, el dirigente del partido Unidad Popular Víctor De Gennaro, subrayó que "lo más importante del Matanzazo", por la protesta de 19 días sobre la ruta 3, fue "que se ganó" y en ese sentido repasó que "grandes luchas, grandes marchas y cortes de ruta" ya se habían hecho desde finales de los años '90, pero "lo trascendente de ese hecho" fue, justamente, "que exista un triunfo".

"Para avanzar con todo no hay nada más importante que un triunfo, que se gane", remarcó De Gennaro, y luego afirmó que la gran demanda que emergía en aquel año 2001 era el planteo de que, ante el falso dilema que por entonces se buscaba instalar entre "devaluación o dolarización", la única salida era "un shock de distribución de ingresos".

Y en la misma línea, en relación al 2021, estimó que ese shock de distribución que dinamice el consumo es necesario, también, en la actualidad.

De la jornada participó también la exembajadora Alicia Castro, quien hizo un balance del presente del mundo y en ese sentido alertó sobre el despliegue de una "crisis de extraordinaria gravedad" caracterizada por la "confluencia de la crisis sanitaria con una crisis económica y una crisis de valores, propia de un capitalismo feudal".

Castro, al referirse a la pandemia en la Argentina, advirtió sobre el riesgo que significa que los aeropuertos, con los vuelos internacionales, sigan funcionando, y sobre ese punto planteó que mientras se cumple el aislamiento estricto "hay 2000 personas volando desde distintas partes del mundo hacia la Argentina", tráfico aéreo que puede derivar en que ingrese al país -dijo- "la variante de la India".

Por último, Godoy, de ATE, exhortó a los participantes a "escribir el libro del Matanzazo, un hito de la clase trabajadora" y propuso hacerlo "a coro", para respetar una metodología que se aplicó durante aquel conflicto y que consistía en hacer discursos a dos voces, "a dúo", para así "dejar de lado los individualismos". (Télam)