Diputados nacionales de distintos espacios partidarios que representan a Tucumán solicitaron la prórroga del régimen de promoción de biocombustibles, con media sanción del Senado, y pidieron "que se habilite lo antes posible su tratamiento" en la Cámara baja ya que la aprobación de ese proyecto, plantearon, "es fundamental" para una actividad que otorga más de 200.000 puestos de trabajo en la provincia.

Los legisladores sostuvieron que esta iniciativa, en caso de sancionarse, beneficiará a "la actividad integrada por 20 ingenios, 16 destilerías de alcohol, 8.100 productores de caña, 60.900 trabajadores directos en campo e industria y unos 140.000 (empleos) indirectos".

"Consideramos que la producción y consumo de biocombustibles es el camino más eficaz para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, conforme los tratados asumidos por nuestro país (Acuerdo de París) y las leyes dictadas en consonancia (27.270 y 27.520)", agregaron.

Los legisladores se pronunciaron este viernes a través de un comunicado, que cuenta con las firmas de Domingo Amaya (PRO-Tucumán), Lidia Ascárate (UCR-Tucumán), Pablo Yedlin (FdT-Tucumán), Beatriz Ávila (P. Justicia Social-Tucumán), Mario Leito (FdT-Tucumán), Mabel Carrizo (FdT-Tucumán), Carlos Cisneros (FdT-Tucumán) y José Cano (UCR-Tucumán).

La ley 26.093 (Régimen de regulación y promoción para la producción y uso sustentable de biocombustibles) se sancionó en el año 2006 y estableció un marco normativo favorable para la actividad productora de bioetanol (derivado de la caña de azúcar) y el biodiesel (a partir de la soja) al establecer que las naftas y el gasoil que se comercializan en las estaciones de servicio deben contener, obligatoriamente, un porcentaje de esos biocombustibles.

La promoción establecida por la ley 26093 tenía un plazo de 15 años, por lo que está próxima a vencerse (a mediados de mayo).

Por esa razón, en el Senado se trató y se aprobó por unanimidad a finales de noviembre pasado un proyecto impulsado por la senadora nacional María de los Ángeles Sacnun (FdT-Santa Fe) que prorroga por cuatro años la promoción de la actividad de los biocombustibles.

La iniciativa, con media sanción, todavía no fue tratada en la Cámara de Diputados.

En Tucumán, las facilidades impositivas y el régimen de promoción para los biocombustibles creó un mercado específico, mientras que en 10 provincias argentinas se radicaron 54 plantas industriales.

En sintonía con el comunicado de los diputados nacionales de Tucumán, la Federación de Obreros y Trabajadores de la Industria Azucarera (Fotia) y la Sociedad Rural de la provincia respaldaron el pedido de que el proyecto se trate en Diputados, para lo cual le hicieron un pedido al titular del cuerpo, Sergio Massa.

"La situación pone en riesgo la estabilidad de más de 200.000 trabajadores del sector", advirtió el secretario general de Fotia y legislador provincial, Roberto Palina.

"La normativa -creada en 2006- pierde vigencia en mayo, justo cuando "comienza nuestra zafra", recordó Palina a los medios locales.

Por su parte, el titular de la Sociedad Rural tucumana, Sebastián Murga, aseguró que "sin el bioetanol que se destina a combustible se pondría en serio riesgo a la actividad, la principal empleadora del sector privado del NOA y eje vertebral de numerosas industrias, comercios y servicios".

En tanto, la Legislatura de Tucumán volverá al recinto el lunes próximo para celebrar la primera sesión extraordinaria de 2021 y uno de los objetivos es solicitar al presidente Alberto Fernández y a la Cámara de Diputados la prórroga de la promoción a los biocombustibles

"Vemos con preocupación que no sea tratado (en el Parlamento) y las consecuencias que eso traería a la economía de nuestra provincia esta situación", advirtió el vicegobernador de Tucumán Osvaldo Jaldo, quien durante la semana se reunió con el vicegobernador de Salta, Antonio Morocco, para analizar el tema y acordar medidas conjuntas para gestionar ante la Nación. (Télam)