(Por Silvina Angiono)

La Cámara de Diputados comenzará la semana próxima a analizar en comisión el proyecto de "Emergencia Covid" enviado por el Gobierno nacional que establece un marco normativo sobre parámetros de riesgo epidemiológico y sanitario para mitigar el impacto de la segunda ola de coronavirus, que contempla medidas sanitarias generales que se aplicarán en todo el país hasta fin de este año.

Fuentes parlamentarias confirmaron a Télam que la iniciativa, que ya cuenta con sanción del Senado, comenzará a tratarse la semana próxima en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, que preside Hernán Pérez Araujo (Frente de Todos-La Pampa) y Salud de la cámara baja, a cargo de Pablo Yedlin (Frente de Todos-Tucumán).

Las fuentes adelantaron que el plenario de comisiones se realizaría entre el martes y el jueves de la semana próxima.

De acuerdo al cronograma diseñado por las autoridades de ambas comisiones, la intención del bloque oficialista presidido por Máximo Kirchner es realizar una reunión informativa con la presencia de funcionarios nacionales y un segundo encuentro para emitir dictamen.

"Estamos trabajando con la ley, se están viendo los tiempos, las modificaciones que puedan aportar desde la oposición. Siempre intentamos que participen y nos ayuden a corregir lo que sea necesario, discutir las comisiones y generar herramientas necesarias para afrontar la pandemia", aseguró Máximo Kirchner en una recorrida que realizó ayer en un Hogar de adultos mayores en Merlo

Debido a que el interbloque de Juntos por el Cambio, que conduce el radical Mario Negri ya adelantó su rechazo al proyecto -tal como lo hizo la bancada opositora en el Senado- el oficialismo inició conversaciones con los bloques provinciales para garantizar el respaldo a la iniciativa del Poder Ejecutivo.

El Frente de Todos suma 117 votos -ya que está de licencia José de Mendiguren y el presidente de la Cámara Sergio Massa sólo vota en caso de desempate-, por lo que necesita 12 diputados para conformar el quórum de 129 legisladores y convertir en ley la iniciativa en las próximas semanas.

Según informaron fuentes parlamentarias, los 6 diputados que integran el bloque Unidad Federal para el Desarrollo, que conduce José Luis Ramón, respaldarían la iniciativa, a partir de los cambios e incorporaciones realizadas en el Senado al proyecto enviado por el Poder Ejecutivo.

Desde Juntos por el Cambio, el vicepresidente de la comisión de Salud, Gustavo Menna (UCR-Chubut), anticipó el rechazo de ese bloque al proyecto, al sostener que "es una ley de superpoderes que insiste en un proceso que nos viene marcando desde el 10 de diciembre de 2019 que es gobernar por decreto".

"Este Gobierno ha emitido más decretos de contenido legislativo que leyes. Esta ley lo que hace principalmente es decir que el Presidente puede adoptar todas las medidas que considere con la única precisión que es para preservar la vida y la salud. Se trata de una delegación absolutamente abierta que demuestra continuidad de este proceso de concentración de poder", aseveró Menna en declaraciones a Télam.

La iniciativa reúne los criterios sostenidos en los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) firmados por el Poder Ejecutivo desde el inicio de la pandemia, y hace hincapié en las reuniones sociales, el control del número de camas de terapia intensiva y el dictado de clases presenciales.

Entre otras cuestiones, establece una serie de parámetros para definir las medidas restrictivas en los centros urbanos de acuerdo con los riesgos: bajo, mediano, alto y "Situación de Alarma Epidemiológica y Sanitaria" que se aplicarán en todo el país.

El proyecto mantiene el dictado de clases presenciales y sólo las restringe en aquellas zonas en "situación de alarma".

En las urbanizaciones con "alarma epidemiológica y sanitaria" se suspenden los centros comerciales y ferias, los locales gastronómicos, la práctica recreativa de deportes grupales de contacto en espacios al aire libre, los gimnasios y la circulación entre las 19 y las seis de la mañana.

También se suspenden las reuniones sociales en domicilios particulares; las reuniones sociales en espacios públicos al aire libre de más de diez personas; la práctica recreativa de deportes en establecimientos cerrados; las actividades de casinos, bingos, discotecas y salones de fiestas; la realización de todo tipo de eventos culturales, sociales, recreativos, religiosos y de cualquier otra índole en lugares cerrados que impliquen concurrencia de personas.

Asimismo, establece que los gobernadores y el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, según corresponda, podrán suspender en forma temporaria las clases presenciales y las actividades educativas no escolares presenciales conforme a la evaluación del riesgo epidemiológico, de conformidad con la normativa vigente. (Télam)