El expresidente Mauricio Macri utilizó hoy la red social Instagram para interactuar con sus seguidores a través de un Live de 15 minutos en los que se lo vio en el living de su casa, con cuidadas apariciones de su esposa, Juliana Awada, después de la polémica que generó su aparición en un Zoom desde la cama.

El Instagram Live de hoy es un nuevo capítulo en la estrategia del exmandatario de reposicionamiento político, luego de un año en el que estuvo ausente de la vida política, marcada por la pandemia de coronavirus, en las que intercaló el aislamiento impuesto por el Gobierno nacional y muchos otros países del mundo para evitar contagios de este letal virus, con algunos cuestionados viajes al exterior.

El primer capítulo de este relanzamiento político del fundador del PRO fue planificado, con el lanzamiento del libro Primer Tiempo, el 18 de marzo, y el segundo tuvo la particularidad de haber sido producto de un descuido, cuando el 22 de marzo se filtró una foto en la que se lo vio al expresidente participar de un zoom de su espacio político desde la cama y desalineado, con su esposa en el fondo, acostada, imagen que dio vuelta por redes sociales y medios de comunicación.

Esta vez, Macri apareció ante sus seguidores con un escenario más cuidado, vestido con camisa, y sentado en frente a la computadora en el living de su casa.

Su mujer acompañó por momentos al exmandatario con apariciones en la que se la veía también con vestuario acorde.

"Juliana hace todo bien. Somos madrugadores, nos levantamos a las 7 o 7.15. Tiene muy buen carácter a la mañana, me pidió que tenga más cuidado con los Zoom", dijo sobre el cuestionado episodio.

Macri reiteró sus críticas al Gobierno en un intento por seguir polarizando el escenario político, mientras hacía un repaso del 2020 en que, dijo, tuvo "más tiempo para todo, para hacer deporte, lectura y estudiar".

Criticó desde la llegada de vacunas, hasta el plan de vacunación, pasando por la salida de Argentina del Grupo Lima y la economía.

Dijo que "cada uno venda lo que tiene ganas de vender" respecto a los libreros que no querían comercializar su libro, y también habló de fútbol en relación al Boca, donde dijo, "se escuchan muchos ruidos". (Télam)