La Junta Ejecutiva Nacional de la CC-ARI expresó a través de un comunicado “su rechazo, preocupación y disconformidad con el retiro de la República Argentina del denominado ‘Grupo de Lima’, por cuanto se considera de suma relevancia para abordar la crítica situación en Venezuela y explorar formas de contribuir a la restauración de la democracia en ese país a través de una salida pacífica”.

“La actitud adoptada por el Palacio San Martín no hace sino dar un paso más en el sentido de avalar una de las dictaduras más sangrientas y represivas de nuestro continente y alejarnos, simultáneamente, de posiciones históricas de nuestro país en la materia y de socios estratégicos de la región a cuyo auxilio incongruentemente acudimos hoy con el objeto de paliar la gigantesca crisis sanitaria”, añadió.

“Animados por el espíritu de solidaridad que caracteriza a la región y en la convicción de que la negociación, con pleno respeto de las normas del derecho internacional y el principio de no intervención, es la única herramienta que asegura una solución duradera a las diferencias, rechazamos la decisión del Gobierno de condicionar su política exterior a mandatos ideológicos inconducentes”, completó