El vicepresidente del Parlasur, Oscar Laborde, aseguró hoy que "lo que corresponde es que Chile cumpla con los compromisos internacionales", entre ellos el Tratado de Paz y Amistad firmado con el Gobierno argentino en 1984 y ratificado en posteriores encuentros en Naciones Unidas, y adjudicó a razones de "política interna" la decisión de la administración de Sebastián Piñera de ampliar la plataforma continental de su país.

En una entrevista con radio AM750, el parlamentario del Mercosur atribuyó a una decisión de "política interna" de Piñera la publicación en el Diario Oficial de Chile (símil al Boletín Oficial) conocida el último viernes, pero fechada el 23 de agosto, que pretende ampliar la plataforma continental chilena al este del meridiano 67º 16´ 0, lo que implica una violación del Tratado de Paz y Amistad de 1984.

"Sebastián Piñera hace esto por política interna, porque nada hubo de nuevo desde el '84 o desde el 2016 que haga aparecer este reclamo", advirtió Laborde, quien consideró que las motivaciones del jefe de Estado trasandino están ligadas al "descrédito muy grande" que genera su gobierno "en parte de la población" del país vecino.

En relación a la plataforma continental y la soberanía argentina, el vicepresidente del Parlasur reafirmó que el límite marítimo con Chile se definió en aquel Tratado de Paz y Amistad firmado 1984 por ambos países y luego fue ratificado por Naciones Unidas en 2016.

"Lamentablemente, se toma esta costumbre de sacar el problema afuera y aplicar al chauvinismo para evocar al patriotismo. No tiene otra explicación que la vieja idea de echarle la culpa al limítrofe", analizó Laborde.

El parlamentario planteó que si la administración de Piñera "buscara realmente reabrir una discusión (por la soberanía), debería hacerse de otra manera", como, por ejemplo, "haberse adelantado" a trasladar esta cuestión para iniciar una ronda de conversaciones con las autoridades argentinas.

En la misma línea, Laborde recordó que "el tema del Canal de Beagle casi termina en una guerra y tuvo que intervenir el Papa (Juan Pablo II)", en 1978.

"El problema sería que alguien quiera ratificar la decisión del gobierno de Piñera y mande buques pesqueros a esa zona", alertó, ya que, si se produjera esa situación, "ahí el Gobierno argentino debería pasar a la acción".

Finalmente, se mostró "preocupado" porque "algunos gobiernos de la derecha están en la cornisa de la democracia, lo hace Piñera en Chile y lo hace (Jair) Bolsonaro en Brasil, amenazando con no entregar el país" en el caso de perder las próximas elecciones presidenciales.

A los cuestionamientos a la actitud chilena se sumó el gobernador de Tierra del Fuego e Islas del Atlántico Sur, Gustavo Melella, y la exmandataria de esa provincia y actual diputada nacional, Rosana Bertone.

Melella calificó como "preocupante y repudiable" la medida "unilateral" del Gobierno de Chile de proyectar su plataforma continental y fijar un límite marítimo que se superpone con el establecido por la Argentina, en línea con el Tratado de Paz y Amistad.

"Es muy preocupante y repudiable lo del presidente Piñera. Hoy de manera unilateral Chile avanza sobre los límites de Argentina y de la provincia de Tierra del Fuego", dijo Melella esta mañana en diálogo con Radio Nacional.

En ese sentido, apuntó que "no sabemos cuál es el objetivo del Gobierno de Chile pero rompe con los tratados que están establecidos y rompe con la diplomacia".

Este sábado, la Casa Rosada tomó conocimiento de la decisión del Gobierno trasandino, y reaccionó de inmediato con un comunicado de la Cancillería, que indicó que la medida "claramente no condice con el Tratado de Paz y Amistad celebrado entre ambos países en 1984", entre otros documentos vinculantes.

En la misma línea, el gobernador de Tierra del Fuego precisó que el límite argentino fue establecido por ley del Congreso Nacional y en base a un criterio sobre la extensión de la plataforma continental definido años atrás por las Naciones Unidas.

Bertone, en tanto, recordó que "Argentina presentó oportunamente el límite exterior de su plataforma continental en esta zona ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas en un modo respetuoso del Tratado de Paz y Amistad y fue aprobado sin cuestionamientos por dicha Comisión a los efectos de establecer un límite marítimo definitivo y obligatorio de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR)".

"Ni la presentación ni la decisión de la Comisión fueron objetadas por Chile en su momento y todo esto fue reflejado en la Ley Nacional 27557, que fue aprobada el 4 de agosto del 2020 por unanimidad en ambas Cámaras del Congreso que yo voté, y promulgada por el Poder Ejecutivo el 24 de agosto de ese mismo año", puntualizó la exgobernadora.

En diálogo con Télam Radio, Bertone juzgó que "la medida intentada por Chile pretende apropiarse de una parte de la plataforma continental argentina y una extensa área de los fondos marinos y oceánicos, un espacio marítimo que forma parte del Patrimonio común de la Humanidad de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar".

"Consecuentemente, esta pretensión chilena no es aceptada para la República Argentina, y plantea una situación que le corresponderá resolverse a través de la defensa de los derechos argentinos de acuerdo a la histórica hermandad de nuestros pueblos y al derecho internacional por sobre todas las cosas", concluyó la diputada.

Ayer, el presidente de Chile defendió su medida al señalar que su país tiene "derechos soberanos" sobre la llamada medialuna de más de 5.000 kilómetros cuadrados que Argentina incluye en su plataforma.

Según consignó EMOL en su portal, Piñera argumentó que "lo que Chile está haciendo es ejercer su derecho y declarar su plataforma continental".

"Lo que estamos haciendo como Gobierno es un proceso de continuidad de la política exterior y esperamos en noviembre enviar a la Comisión de Límites de la Plataforma Continental de las Naciones Unidas la plataforma continental al oeste de la península antártica", explicó el mandatario chileno.

El Gobierno argentino rechazó esta publicación, argumentando que Chile "pretende apropiarse de una parte de la plataforma continental argentina y de una extensa área de los fondos marinos y oceánicos, espacio marítimo que forma parte del Patrimonio Común de la Humanidad de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar".

La Cancillería argentina señaló el sábado pasado que la medida del Gobierno de Chile de proyectar su plataforma continental al este del meridiano 67º 16' 0 "claramente no coincide con el Tratado de Paz y Amistad celebrado entre ambos países en 1984", y recordó que los límites marítimos de Argentina fueron aprobados por unanimidad por el Congreso en función de una definición formulada por las Naciones Unidas.

Ante este escenario, hoy se conoció que el Parlasur analizaba la posibilidad de convocar a una "mesa de diálogo" a Chile, para tratar la decisión del Palacio de La Moneda, idea que fue luego descartada.

En declaraciones a Télam, esta tarde, Laborde remarcó que "finalmente no se llamará a la mesa del diálogo", desde el Parlamento del Mercosur, como se evaluó en las primeras horas de la mañana, "ya que lo que corresponde es que Chile cumpla los compromisos internacionales, como lo firmado con el Gobierno argentino en 1984 y ratificado en posteriores encuentros de Naciones Unidas". (Télam)