El Ministerio de Seguridad bonaerense anunció hoy la desafectación de más de 400 efectivos policiales que habían participado de protestas en reclamo por aumento salarial, en octubre de 2020, que incluyeron varios puntos de reclamo, entre ellos la residencia de Olivos.

Según informaron fuentes oficiales, a partir de la medida, los policías dejan de prestar servicio automáticamente y deben entregar el arma reglamentaria.

Además, durante los próximos seis meses, pasarán a cobrar el 50 por ciento del salario hasta que se defina si se los desvincula definitivamente de la fuerza o no.

En total, son investigados más de 1800 efectivos que participaron de las protestas que se registraron en octubre del año pasado, y que se desarrollaron frente a la residencia de Olivos, en el Centro de Coordinación Estratégica de la policía provincial en Puente 12 en La Matanza y otros lugares, en demanda de mejoras salariales y laborales. (Télam)