La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de la Ciudad de Buenos Aires denunció hoy que el Gobierno porteño descontó cerca de 4.000 pesos del salario de las empleadas del área de Educación que adhirieron al paro internacional de mujeres del 8 de marzo pasado, en una decisión que fue calificada de "antisindical y misógina".

"Este descuento no hace más que dejar en claro cuál es la política de género del Gobierno de la Ciudad, que en una de las fechas más significativas de la lucha feminista y del movimiento LGTBIQ, quieren avasallar el derecho a huelga de lxs trabajadorxs", indicó el gremio en un comunicado.

La denuncia refiere a la medida adoptada por el Ministerio de Educación porteño sobre trabajadoras de los programas de Auxiliares Administrativos Itinerantes y de Auxiliares de Portería que el 8 de marzo pasado se plegaron al paro convocado por la organización gremial y participaron de la marcha en Congreso.

En diálogo con Télam, Clarisa Spataro, coordinadora de Géneros de ATE, evaluó la decisión de la gestión porteña de "antisindical y misógina" y remarcó que "en ningún otro organismo ni de la Ciudad ni de Nación se descontó el día del paro internacional".

"Pedimos el reintegro de los casi 4.000 pesos que se le descontaron a las compañeras porque la huelga es un derecho inalienable", remarcó.

Por su parte, Romina Piccirillo, del Consejo Directivo de ATE, dijo que "claramente se atenta contra las compañeras organizadas sindicalmente y desde una perspectiva femenina".

"Es una maniobra persecutoria contra el gremio", evaluó y adelantó que desde ATE ya se realizaron presentaciones para que se dé marcha atrás y dijo que, de no tener una respuesta, avanzar "con medidas de fuerza y judiciales". (Télam)