El titular del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata) de San Luis, Juan Luis Piturra, denunció un nuevo ataque contra un local del gremio donde reside la exesposa del senador provincial Ariel Rosendo, denunciado por robo y violencia de género.

El portón de la propiedad ubicada en Italia 426 de la localidad de Villa Mercedes fue violentada por desconocidos, según la denuncia radicada en la tarde de ayer en la comisaría 8 de la ciudad, a la que accedió Télam.

Rosendo está acusado de robo doblemente calificado, en poblado y en banda, en perjuicio del gremio y de su expareja, que reside en el lugar, y también por desobediencia a una perimetral y violación de las medidas de aislamiento social por la pandemia de coronavirus.

Por esas acusaciones, el ex gremialista de Smata es indagado por el Juzgado Penal N° 2 local, a cargo de Leandro Estrada.

En la denuncia, Piturra afirmó que el ataque "puede ser en represalia por parte de Rosendo con la finalidad de causar temor a los damnificados", en referencia a los denunciantes, que son la expareja de Rosendo y el gremio.

El primer ataque a la vivienda se produjo el 18 de mayo último y los testigos de la causa afirmaron que Rosendo había violentado la entrada de la casa, ante varios testigos.

La abogada de la mujer, Leticia Latini, por su parte, subrayó hoy a esta agencia la gravedad del último ataque que calificó como "un nuevo mensaje mafioso de Rosendo, quien no tiene límites a la hora de tomar lo que cree que es suyo".

"En ese caso, se trata de un freezer que reclamó varias veces en el expediente de la causa y que estaba en ese garaje, hoy violentado", dijo la abogada, y agregó que "seguramente, luego irá por su ex esposa a quien también considera un objeto de su propiedad".

En cuanto a la continuidad de la causa, Latini desestimó que pudiera tener una resolución durante la presente feria judicial que se extenderá hasta el 31 de julio en San Luis.

"Mucho tiempo para vivir con angustia y miedo como lo hace mi clienta, que ya no soporta un ataque más", agregó.

El senado de San Luis no otorgó el desafuero al senador y, en su lugar, le concedió una licencia con goce de haberes que culminó el 1 de julio último, cuando el proceso se encontraba en etapa de producción de la prueba, tras un llamado a indagatoria al que Rosendo no se presentó.

Ante el vencimiento de la licencia otorgada, sus pares del poder legislativo decidieron la semana pasada no extenderla y computar sus faltas a las sesiones del cuerpo, como única medida disciplinaria contra el senador. (Télam)