El Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SEOM) de Jujuy, que encabeza el dirigente Carlos "Perro" Santillán, denunció como “arbitraria” la detención de un delegado del espacio, aprehendido tras incidentes que exponen como “menores” durante una movilización concretada el último miércoles.

Se trata de Sergio Herrera, delegado gremial del Área de Salud del municipio de San Salvador de Jujuy, que fue aprehendido ayer, en la vía pública y en horario nocturno, y de quien recién después de más de doce horas se pudo obtener información sobre su paradero, según se informó este mediodía desde el Sindicato.

“Luego de estar más de doce horas desaparecido, detenido por la brigada y trasladado por diferentes puntos, hace instantes se logró dar con el paradero del delegado gremial del SEOM Jujuy, Sergio Herrera”, indicaron.

“Familiares y compañeros fueron impedidos de acercarle comida y abrigo. Actualmente se encuentra, según información oficial alojado en dependencias del CEOP (Cuerpo Especial de Operaciones Policiales)”, agregaron.

Sobre la detención, el sindicato de municipales salió a denunciar en las últimas horas de ayer que el delegado gremial detenido “era uno de los compañeros que habían sido acusados por el Gobierno Provincial a través de una campaña mediática exagerada y difamatoria” por lo ocurrido el pasado miércoles 18 de agosto.

En circunstancias de movilizar a la Casa de Gobierno con reclamos salariales y tratar de entregar un petitorio al respecto, se produjeron momentos de tensión entre los municipales y la guardia policial de uno de los portones de ingreso al edificio gubernamental, debido a que se les impedía el acceso.

Lo que hicieron, según quedó registrado, fue intentar ingresar a la fuerza con el objetivo de hacer la mencionada presentación, aduciendo que llevaban tiempo esperando. En ese marco el Gobierno local elevó denuncias por la “agresión verbal y física” al personal, según salieron a exponer autoridades del ministerio de Seguridad poco después de lo ocurrido.

Al respecto, desde el SEOM sostienen que se trató de “un forcejeo menor con las fuerzas de seguridad”, que sirvió de “excusa para que el Gobierno de Gerardo Morales comenzara una campaña de criminalización" sobre el sindicato, acusándolos “ridículamente” de “querer tomar por asalto la Casa de Gobierno”.

Reprochan, en tanto, que “sin haber mostrado pruebas de heridos o daños” se iniciara “una cacería, con persecución, vigilancia y hostigamiento, sobre algunos de los dirigentes que habían participado de la protesta”.

“La intención del Gobierno de Jujuy es desviar la atención sobre la política salarial y nos acusa de violentos cuando es el mismo quien violenta a miles de trabajadores a través de los salarios de hambre, cuando la violencia nace de los incumplimientos de las promesas del Gobernador o con falsas paritarias que siempre representan la pérdida del poder adquisitivo”, resumieron.

El SEOM viene reclamando un aumento salarial equivalente a la inflación, porque “más de cinco mil trabajadores y trabajadoras municipales de la provincia que cobran entre 12 mil y 17 mil pesos mensuales cobren el Salario Mínimo Vital y Móvil y que existan paritarias sin imposiciones”. (Télam)