La Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró “procedente” la extradición del empresario argentino Mauricio José Garín a Guatemala para ser juzgado allí como aparente integrante de una asociación ilícita para cometer múltiples delitos y lavado de activos, informaron hoy fuentes judiciales.

La defensa se había opuesto a la extradición porque Garín, de 71 años, es argentino y tiene problemas cardiovasculares, pero el máximo tribunal ordenó que, antes que la cuestión sea definida por el Poder Ejecutivo Nacional, se de intervención al Cuerpo Médico Forense de la Corte para que brinde un informe actual sobre su salud.

La extradición había sido rechazada en primera instancia por cuestiones formales pero la Corte, con la firma de Elena Highton, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti revocó ese fallo al considerar que se había cumplido el requisito de precisar los motivos de la requisitoria.

A Garín se le imputa participación en ilícitos entre 2012 y 2015, como el pago de sobornos a Otto Pérez Molina e Ingrid Roxana Baldetti Elías, expresidente y exvicepresidente de Guatemala, para lograr que un grupo español se asegure un contrato para la construcción de una terminal de contenedores en Puerto Quetzal, recordaron las fuentes.

Y señalaron que en la acusación se sindica a Garín como “intermediario” entre Terminal de Contenedores de Barcelona y las autoridades gubernamentales guatemaltecas para “formular el cronograma de pagos de comisiones ilícitas como contraprestación” para adjudicar el proyecto de construcción portuaria a la entidad española.

La Corte recordó que a Garín se le reprocha además “su presunta participación en las actividades de un grupo criminal, con roles definidos” para, según la investigación guatemalteca, “cometer múltiples delitos, entre ellos tráfico de influencias, cohecho activo, cohecho pasivo, lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, fraude y colusión”.

Como la defensa marcó el “alto riesgo” del viaje en avión debido a patología cardiovascular del empresario, la Corte ordenó profundizar “cómo se compatibiliza ese diagnóstico con el intenso movimiento migratorio que Mauricio José Garín tuvo al trasladarse por vía aérea desde la República de Guatemala a distintos países de la región de América Central como así también a los Estados Unidos de América entre el 6 de abril de 2011 y el 22 de enero de 2015”. (Télam)