El ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, reafirmó esta noche la necesidad de transformar los planes sociales en trabajo, aseguró que el Gobierno nacional pondrá "todos los esfuerzos" para que los salarios le ganen a la inflación y pidió "salir un poco de la obsesión" por las disputas internas en el oficialismo para "poner el foco en otras cosas" y pensar en "cómo generamos empleo y cómo aumentamos la producción".

Al participar en el cierre del congreso anual de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos, en el Hotel Presidente Perón de la ciudad de Mar del Plata, el titular de Interior señaló: "Necesitamos que los planes pasen a trabajo genuino y que la población se incorpore al motor productivo de la Argentina".

Tras intervenir en el panel de cierre junto al secretario general del gremio hotelero, Luis Barrionuevo, De Pedro indicó que "el empleo genuino y de calidad en cada provincia es un objetivo y un acuerdo con los gobernadores de todas las fuerzas políticas".

Pocas horas después de que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) diera a conocer una suba del 6% en el índice de precios al consumidor de abril, el ministro dijo que el Gobierno nacional pondrá "todos los esfuerzos para que los salarios, el ingreso y el poder adquisitivo le ganen sí o sí a la inflación".

Y marcó la necesidad de "recuperar poder adquisitivo, generar empleo e insertar a la Argentina en un nuevo mundo".

Al ser consultado acerca de versiones sobre una eventual postulación suya para 2023, De Pedro respondió: "No hablo de candidaturas", y agregó: "Estamos en el 2022, tenemos que seguir trabajando para la felicidad de todos los argentinos".

En ese sentido, pidió "salir un poco de la obsesión de quién dijo qué cosa" y pensar en "cómo aumentamos la producción y cómo coordinamos esfuerzos entre todas las fuerzas políticas en hacer las principales obras de infraestructura que le van a dar mucho trabajo a los argentinos".

"No es que no quiera hablar de internas, porque las hay, suceden, pasan. Pero tenemos que poner el foco en otras cosas, en el futuro de la Argentina, en cómo nos posicionamos para generar empleo, en cuáles son los problemas, en que sí estamos de acuerdo. Me parece que la obsesión puede generar que la sociedad termine un poquito asqueada", advirtió el ministro. (Télam)