El ministro del Interior, Eduardo de Pedro, señaló hoy en Bahía Blanca que "hay evidencias concretas de que no fue un hecho aislado" el ataque del mes pasado al local del Frente de Todos en esa ciudad del sur bonaerense y evaluó que se está "cerca" de lograr identificar a los responsables del atentado.

"Estamos muy cerca de atar los cabos necesarios para identificar a los responsables", afirmó De Pedro en diálogo con periodistas de Bahía Blanca, adonde viajó junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y al ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, para encabezar un acto de puesta en marcha de obras viales.

Consultado sobre el atentado que sufrió el último 25 de mayo el local del Frente de Todos y de la agrupación La Cámpora en Bahía Blanca, De Pedro juzgó que "por las características del artefacto explosivo" no se trató de un "hecho aislado".

"Respecto a la causa judicial estamos muy avanzados", aseguró y agradeció al intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, a la oposición y a legisladores e instituciones intermedias, entre otros, "por el repudio generalizado a un hecho de violencia que nada tiene que ver con la convivencia democrática que supimos conseguir a partir de 1983".

A modo de reflexión, De Pedro declaró: "Sepan que esto no genera miedo, genera un sentimiento de repudio generalizado hacia los discursos de odio y genera también más participación".

"Creo que se han hecho homenajes, jornadas, solicitadas en las redes y en los medios de todas las fuerzas políticas, con lo cual decimos a los autores intelectuales que no tenemos miedo, que esto redobla el espíritu militante, el espíritu democrático", agregó.

La explosión, causada por un artefacto casero que no provocó víctimas pero sí daños materiales, ocurrió en el local del Frente de Todos ubicado en el cruce de las calles Donado y Beruti, en el centro de Bahía Blanca.

En los alrededores fueron hallados panfletos anónimos e intimidatorios, que se sumaron al expediente judicial.

El hecho es investigado por el fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez y, en el marco de la investigación, la jueza federal 2, María Gabriela Marrón, resolvió decretar el secreto de sumario.

Los peritajes realizados en el frente del local determinaron que la detonación se produjo a partir de la colocación de un artefacto explosivo casero "con el poder suficiente para producir lesiones y daños a terceros".

Se trata de un informe preliminar elaborado por integrantes de la División Explosivos de la policía bonaerense, que determinó que "se desprende de los elementos en cuestión en su conjunto y debido al confinamiento una cierta cantidad no precisada de un deflagrante (posiblemente pólvora)". (Télam)