El cura villero José Maria Di Paola aseguró hoy en la Cámara de Diputados que le provocó "sorpresa e indignación" el "apuro" del Gobierno nacional en sancionar "rápidamente" la ley de Legalización del Aborto, y advirtió que los países capitalistas que lo aprobaron han "depurado con un pensamiento nazi al 90 de los niños por nacer con síndrome de Down".

Al exponer ante el plenario de comisiones de la cámara baja sobre el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, Di Paola exhortó a los legisladores para que no avancen con este proyecto.

"Como curas villeros estamos todavía trabajando duro en este tiempo de pandemia, siguiendo inclusive las indicaciones que el Presidente, siempre asesorado por científicos, ha recomendado", dijo.

En ese sentido, dijo que "en medio de esta dolorosa situación, con sorpresa e indignación, vemos también el apuro del Poder Ejecutivo por sancionar rápidamente la ley del aborto".

Destacó que "lamentablemente los países capitalistas que aprobaron el aborto han depurado con un pensamiento nazi al 90% de los niños por nacer con síndrome de Down".

Sobre la declaración del presidente Alberto Fernández sobre que la legalización del aborto era un compromiso de campaña, el cura Di Paolo dijo que "sería interesante que nos dijera ante quien se comprometió".

"A quien le prometió, en tal caso. Al pueblo seguramente no. Al pueblo de la villa menos. Al de las provincias tampoco", se quejó.

"Como curas y religiosas de villas y barrios populares aprendimos de los vecinos a amar y cuidar la vida. Los lazos de amor que se generan entre los más pobres nos muestran que toda vida vale. La madre ya no solo es la de sus hijos sino también de chicos y chicas del pasillo. La vida comunitaria abraza y da vida", argumentó.

En ese sentido, agregó que "como contracara vimos la hipocresía de nuestra sociedad que niega al pobre la posibilidad de adopción por no tener, por ejemplo, un título de propiedad. Parte de esta hipocresía es plantear que el aborto es una necesidad de los pobres, dicen hacerlo por ellos".

"Creo que sería suficiente con que los funcionarios hagan fila en los centros de salud, se atiendan en los hospitales provinciales y nacionales para darse cuenta de qué es lo que necesitan verdaderamente los pobres y especialmente las mujeres pobres", agregó.

En su disertación, relató un intercambio de cartas con el Papa Francisco donde le expresó: "Para mí la deformación en la compresión del aborto nace principalmente en considerarlo un tema religioso" ya que es un "problema humano previo a cualquier opción religiosa".

"El tema del aborto debe ser tratado científicamente y me subrayó la palabra "científicamente", completó.

"Francisco me recalca esto porque sostiene que muchos creen que el 'no al aborto' es una postura opinativa, no científica. En todo caso que sea una discusión científica donde se decida si hay vida o no", agregó

Subrayó que "estudios de embriología muestran que en la tercera semana de embarazo ya está diseñado todo el organismo y late el corazón".

"Sabemos que el embrión posee un ADN único y sus secuencias se mantendrán al nacer y durante toda su vida. Por eso el análisis genético de cada embrión permite conocer mucho sobre el futuro de la persona, la ciencia puede leer la totalidad de la secuencia genética del ADN de un sujeto mucho antes de su nacimiento", concluyó.

(Télam)