La vicepresidenta Cristina Fernández afirmó hoy que "el 1 de septiembre" último "se quebró por primera vez el pacto democrático de respetar la vida", en referencia al intento de magnicidio que sufrió en la puerta de su casa del barrio de Recoleta.

La vicepresidenta planteó que "es obligación de todas las fuerzas volver a construir ese pacto democrático separando a los violentos, al lenguaje del odio y al que quiere que el otro se muera porque piensa diferente", dijo, y alertó que, en caso contrario, sería "retroceder". (Télam)