La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se preguntó hoy si todo lo realizado para involucrarla a ella y al resto de funcionarios en el presunto encubrimiento del atentando a la AMIA fue "por perseguir opositores" y "estigmatizarlos" y reflexionó que "hay algo más" y apuntó a los "fondos buitres" que "intentaron doblarle la mano" para que pagara "cualquier cosa".

"Intentaron doblarme la mano y me negué. Me banqué lo que le banqué y no me doblaron el brazo, porque era condenar a la Argentina", dijo la vicepresidenta en relación a lo que fue la negociación de la deuda con bonistas privados que le tocó afrontar cuando fue presidenta.

(Télam)