Legisladores del oficialismo porteño aprobaron hoy un nuevo régimen de "prácticas de formación" que las personas desempleadas podrán realizar en empresas, iniciativa que desde la oposición fue definida como una "pantalla para legitimar la precarización laboral".

El régimen, aprobado con los votos del bloque Vamos Juntos y aliados, busca "incrementar las competencias y destrezas de personas desempleadas mayores de 18 años radicadas en la Ciudad".

Las prácticas podrán realizarse en empresas públicas o privadas, por un período de seis meses y el régimen hará "especial foco en aquellos grupos poblacionales que presentan mayores dificultades" para incorporarse al empleo formal.

Para eso, el nuevo régimen dará prioridad a jóvenes que buscan el primer empleo, personas mayores de 40 años, mujeres y a quienes integren grupos poblacionales con alta vulnerabilidad social o laboral.

Quienes realicen las prácticas recibirán a cambio una asignación no remunerativa.

La diputada Lucía Cámpora (Frente de Todos) definió la iniciativa como una "pantalla para legitimar, desde el Estado, prácticas de precarización laboral de las empresas".

Al respecto, apuntó que, en la Ciudad, la tasa de desempleo "creció sistemáticamente en los últimos años", y agregó que, según la encuesta de hogares, "el 16 por ciento de las personas de entre 18 y 29 años está desempleada, lo que equivale a 60 mil jóvenes sin trabajo".

"Nos formamos en el sistema educativo, el que este gobierno desmantela con programas como la secundaria del futuro -dijo-, y a las empresas deberíamos ir a trabajar con todos los derechos laborales", concluyó Cámpora.

El diputado Gabriel Solano (Frente de Izquierda) dijo a su turno que la nueva ley parte de un "supuesto falso: que la población juvenil no accede al trabajo por falta de capacitación".

"Lo demuestran las estadísticas -continuó-, Argentina tiene una fuerza laboral sobrecalificada en relación con la oferta laboral".

De acuerdo con el nuevo régimen, no estará permitido a las empresas sustituir trabajadores de su planta por practicantes.

Además, se pone a las empresas, como condición para tomar practicantes, "no haber efectuado despidos sin causa de su planta en los seis meses anteriores a la inclusión en el programa, en una cantidad que supere el 15% de su nómina".

Por otro lado, la ley establece que la "carga horaria de los practicantes no podrá superar las cuatro horas diarias ni las 20 semanales".

Para definir las "necesidades, proyecciones y demandas de cada sector de actividad" y "determinar la cantidad y calidad de las prácticas de formación", la norma crea una "mesa de diálogo socio laboral" integrada por representantes de sindicatos, de cámaras empresarias y del Gobierno de la Ciudad.

(Télam)