Corea del Norte e Irán contribuyeron en los últimos días tanto a la carrera armamentista como a la inquietud mundial ante los asuntos bélicos, mientras que la guerra muestra a diario su rostro de horror en territorio de Ucrania. Con motivo del 90º aniversario de la fundación del Ejército nacional de la República Popular Democrática de Corea, o sea Corea del Norte, Kim Jong-un declaró que su Ejército norcoreano necesita reforzar sus capacidades para "aniquilar al enemigo y garantizar así con mayor firmeza el logro de la causa revolucionaria" de la nación, en el marco de su "sagrada lucha contra la tiranía imperialista". El líder norcoreano formuló esas declaraciones durante una sesión de fotos con los participantes del desfile militar que se había celebrado dos días antes, informó este viernes la agencia estatal KCNA. Según recoge el medio, Kim Jong-un "subrayó la necesidad de que todo el personal de servicio de todo el Ejército cuide plenamente del alma y del espíritu de la República Popular Democrática de Corea y potencie su fuerza en todas las formas para aniquilar al enemigo y así garantizar con mayor firmeza el logro de la causa revolucionaria". El jefe de Estado norcoreano detalló que sus militares deben lograr la causa revolucionaria "con armas" y se comprometió a impulsar las capacidades nucleares de su país al "ritmo más rápido". También advirtió que Pyonyang se preparará a fondo para utilizar "la disuasión" nuclear en todo momento y que cualquier fuerza que busque la confrontación militar con Corea del Norte, dejará de existir. En el desfile militar se exhibieron las principales armas norcoreanas, incluido el misil balístico intercontinental Hwasong-17. Durante la sesión de fotos, Kim Jong-un elogió a los militares por haber mostrado "en su plenitud" la "modernidad, el heroísmo y el desarrollo radical de las Fuerzas Armadas", así como su "incomparable superioridad militar y tecnológica". Irán no se queda atrás en la carrera armamentista El Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán presentó este viernes dos nuevos misiles balísticos en el desfile del Día de Quds celebrado en Teherán, informó la agencia semioficial de noticias Mehr. Uno de los misiles, llamado "Emad-3", es una nueva versión de los misiles balísticos tierra-tierra Emad de Irán, desarrollado por la Fuerza Aeroespacial del CGRI. Se trata del primer misil de largo alcance de fabricación propia de Irán con la capacidad de ser guiado y controlado hasta que alcanza el objetivo, indica el informe. El otro misil es el "Kheibar Shekan" de combustible sólido y 1.450 kilómetros de alcance, que se encuentra entre la tercera generación de cohetes de largo alcance desarrollados en el país. El misil táctico puede alcanzar un objetivo con considerable agilidad y velocidad, y es capaz de penetrar los escudos antimisiles con gran maniobrabilidad, según el informe. El Día de Quds es un evento anual que se celebra el último viernes del mes sagrado musulmán del Ramadán en Irán y varios países árabes para apoyar la causa palestina. Int./AEB/SPC NA