El juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Auge rechazó hoy enviar a Dolores la causa en la que se investigan supuestas maniobras de espionaje político ilegal durante el gobierno de Cambiemos, mientras que desde los tribunales de Comodoro Py insisten en que el expediente debería tramitarse en Capital Federal, donde se encuentra la sede central de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

Auge rechazó un planteo de dos de los querellantes (el exjefe del Ejercito César Milani y el exfuncionario Oscar Thomas) de remitir la causa al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, quien interviene en otro expediente por espionaje, aquel en el que está detenido el falso abogado Marcelo D´Alessio.

“No existe identidad material entre las presentes actuaciones y sus acumuladas con la causa tramitada ante la Justicia de Dolores. Que más allá de que compartan el presunto tipo penal, existe una evidente falta de coincidencia entre los hechos estudiados en uno y otro expediente, que hacen a todas luces imposible la petición practicada”, sostuvo el juez Auge al rechazar el planteo.

En el marco de las presentaciones realizadas por Milani y Thomas, a través del abogado José Manuel Ubeira, presentaron sus propios escritos otros dos querellantes: el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y la exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

A través del abogado Mariano Mendilaharzu, Larreta y Vidal también se expresaron por sacar el expediente de Lomas de Zamora, pero con el objetivo de que fuera a Comodoro Py, planteo que tampoco prosperó.

En los tribunales federales de Retiro, en tanto, se produjo un nuevo movimiento que entusiasmó a aquellos que intentan traccionar hacia allí la causa por el espionaje ilegal, entre quienes se encuentran los exjefes de la AFI de Cambiemos, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

Lo que ocurrió en Comodoro Py fue que el juez de la cámara federal porteña Leopoldo Bruglia dio por trabada la cuestión de competencia entre esa jurisdicción y Lomas de Zamora y elevó nuevamente el expediente a la sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal para que defina donde debe tramitar la causa.

Lo hizo al resolver en un planteo de incompetencia por vía de inhibitoria que había presentado el secretario privado de Mauricio Macri, Dario Nieto, que fue acompañado por Larreta, Vidal y el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli: es decir, un planteo en el que coincidieron un imputado y tres supuestas víctimas de espionaje.

La incompetencia por vía de inhibitoria había sido rechazada por la jueza federal María Eugenia Capuchetti (Comodoro Py) y luego revocada por la Cámara Federal porteña; pero al negarse Auge a mandar el expediente deberá resolver ahora la Cámara de Casación para que dirima el conflicto. (Télam)