La Legislatura porteña dio hoy sanción final a una modificación del Código de Edificación, que define cómo se puede construir en la Ciudad, y ratificó la habilitación para las viviendas de 21 metros cuadrados, lo que fue cuestionado por la oposición al entender que perjudica la accesibilidad y afecta a las personas con discapacidad que utilizan sillas de ruedas.

La iniciativa, en rigor, fue impulsada por el Gobierno porteño el año pasado para ajustar algunos artículos del Código elaborado en 2018 y obtuvo una aprobación inicial en diciembre y una segunda sanción hoy con 36 votos a favor del bloque del oficialismo y aliados, y 20 en contra de las bancadas del Frente de Todos y de la Izquierda.

Los cambios fueron debatidos por los legisladores de la Comisión de Planeamiento Urbano y contemplaron los capítulos sobre Estética Urbana, Preservación Patrimonial, Habitabilidad, Medios de Salida y Accesibilidad, Salubridad, Diseño Sostenible y Condiciones para determinados Usos.

Tras la votación, el diputado del Frente de Todos Juan Manuel Valdés evaluó que "una vez más, las leyes del mercado segregan a las personas con discapacidad. Hemos perdido la oportunidad de tener un Código accesible para una Ciudad más justa"

"En el 2018, el Gobierno de la Ciudad puso en revisión los códigos urbanístico y de edificación, proceso que generó expectativa, pero fue un gran retroceso: se habilitaron viviendas cada vez más pequeñas y baños reducidos, impracticables para usuarios de silla de ruedas o scooters", dijo.

Agregó que "tres años después, Horacio Rodríguez Larreta vuelve a modificar el Código mediante un proyecto que no sólo mantiene sino que profundiza los problemas del vigente. La historia se repite y las casi 300 mil personas con discapacidad que viven en la Ciudad son ignoradas por el PRO".

Es que, según afirmó, la nueva redacción "establece que una vivienda debe tener por lo menos 21 metros cuadrados, muy lejos de los 27 metros cuadrados previos a la modificación del 2018 y más lejos aún de los 28,5 que propusimos desde la Comisión de personas con discapacidad".

Además, precisó que la superficie mínima de los baños planteada "es de 2.5 metros cuadrados cuando insistimos en la necesidad de exigir un baño con superficie mínima de 4 metros cuadrados para que las personas usuarias de sillas de ruedas o scooters puedan tener una correcta aproximación a los artefactos".

(Télam)