La Legislatura porteña aprobó hoy una "Ley Orgánica de Participación Ciudadana" impulsada por el bloque oficialista, Vamos Juntos, con el objetivo de "afianzar las bases de la democracia participativa", la cual fue rechazada por diputados opositores que sostuvieron que la nueva norma solo genera mecanismos para "validar las decisiones ya tomadas por el Ejecutivo".

La diputada Lucía Romano (Vamos Juntos) dijo, al tomar la palabra en la sesión, que con nueva ley se busca "afianzar las bases de la democracia participativa y generar un marco regulatorio para los institutos de participación creados por ley y los que se creen en el futuro".

Romano, quien es autora de la ley, destacó que uno de sus artículos prevé "fomentar el uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) por aquellos colectivos sociales que tienen más dificultades para acceder a ellas y que garanticen el ejercicio de su derecho a la participación".

La diputada también celebró que la ley generará "programas de formación para la ciudadanía y la administración pública" a fin de "aumentar la cultura participativa de la sociedad".

Luego, el diputado Leandro Santoro, integrante del principal bloque opositor (Frente de Todos), dijo: "Todos coincidimos en la necesidad de construir una democracia participativa, las diferencias aparecen cuando discutimos cómo".

"Desde el Frente de Todos -agregó- venimos reclamando que el objetivo de los mecanismos de participación no sea solo cumplir con la formalidad de la Constitución (de la Ciudad) o validar las decisiones ya tomadas por el Ejecutivo (porteño), sino crear nuevas agendas desde abajo".

Santoro se refirió de ese modo al primer artículo de la Constitución local, el cual establece que la Ciudad de Buenos Aires "organiza sus instituciones autónomas como democracia participativa".

La Constitución, además, prevé mecanismos de participación ciudadana como las audiencias públicas o la presentación de proyectos de ley mediante iniciativa popular.

En su argumentación, Santoro sostuvo que la opinión de los más de 2.000 oradores de la audiencia pública por la privatización de Costa Salguero "no fue atendida", ya que el 98% de ellos rechazó la construcción de edificios, pero el oficialismo porteño planea seguir adelante con esa iniciativa.

"Nuestro bloque reafirma el compromiso con la ciudadanía y la democracia participativa, por eso, no vamos a acompañar esta ley", dijo Santoro al concluir su intervención.

La diputada Marta Martínez (AyL), a su turno, afirmó que desde su bloque pelean "por mecanismos de democracia directa, con decisión para el pueblo trabajador", y agregó que "los mecanismos que propone la democracia participativa están sujetas a las decisiones del Gobierno".

Luego, afirmó que su espacio político busca una "democracia directa donde la población decida, por ejemplo, cuáles son las prioridades del presupuesto".

"Si preguntamos, cualquier persona nos diría hoy que la salud, la educación y la vivienda son prioritarios, todas áreas que el Gobierno de la Ciudad desfinanció en los últimos 10 años. El pueblo tiene derecho a decidir, no a participar", concluyó.

La norma fue aprobada con 39 votos afirmativos del oficialismo (Vamos Juntos), sus aliados (UCR-Evolución y Partido Socialista), más los monobloques el GEN y Consenso Federal. (Télam)