El periodista y productor audiovisual Claudio Martínez, quien fue designado ayer como Director Ejecutivo de la Televisión Pública, dijo que quiere desarrollar "una televisión de calidad, innovadora, creativa y de excelencia" y destacó que la TV Pública "en todo este año y medio", más allá de las dificultades por la pandemia, "tuvo un comportamiento ejemplar".

"La televisión pública tiene que ofrecer información chequeada y sobre todo, información serena, con base científica, sólida, sobre todo en este tiempo de pandemia en la que hay tanta incertidumbre", advirtió Martínez en una entrevista con Télam.

Martínez, quien se desempeñó hasta ayer como Subsecretario de Medios Públicos, trabajó en todos los canales de aire de la Argentina, en particular en la TV Pública a lo largo de 20 años, y fue distinguido con numerosos reconocimientos, entre ellos, el premio Konex de Platino al Mejor Productor Periodístico de la década (2007/2017), ganó 15 premios Martín Fierro, 3 premios TATO y 14 Fund TV.

La entrevista es la siguiente:


- Télam: ¿Cuáles son los desafíos de esta nueva función?

- Claudio Martínez: Los desafíos son cumplir los objetivos que nos planteamos el 10 diciembre cuando llegamos a la gestión. Tienen que ver con reconstruir la televisión pública, llevarla a los estándares que merece la TV Pública, que es nuestra televisora de bandera, que este año cumple 70 años. Nosotros queremos desarrollar una televisión de calidad, innovadora, creativa y de excelencia. Y vinimos para eso. Obviamente, la pandemia, el estado en el que encontramos los medios públicos, desfinanciados y abandonados por el macrismo, nos ha planteado desafíos complejos. La TV Pública en todo este año y medio, más allá de todas estas dificultades, tuvo un comportamiento ejemplar. Estoy hablando de la respuesta que tuvo nuestro canal ante la pandemia, desde esta pantalla el Estado argentino propuso clases para todos los niños de todo el país, apoyamos a los creadores y creadoras de la Argentina ofreciendo espacios culturales, espacios donde desarrollar su trabajo creativo con dignidad, espacios para programas musicales. También nos ocupamos durante todo este tiempo de dar información serena, que combata la infodemia.

- T: ¿Cómo se logra plasmar esos desafíos, qué hay que cambiar o hacia dónde hay que direccionar?

- CM: Lo que hay que hacer es expandir la capacidad productiva de la Televisión Pública. Tiene 900 trabajadores, 8 estudios, es un gran centro de producción que tenemos que ponerlo en funcionamiento. Tenemos muchos compañeros y compañeras contagiados o aislados y todo eso conspiró con la inmediata puesta en funcionamiento del aparato productivo. Pero ese es el gran desafío: utilizar toda las capacidades técnicas, los recursos humanos y la creatividad que hay en nuestra televisión pública para producir esa televisión de calidad que buscamos.


- T: ¿Cuál debe ser el rol de la TV Pública ante la infodemia?

- CM: La televisión pública tiene que ofrecer información chequeada y sobre todo, información serena, con base científica, sólida, sobre todo en este tiempo de pandemia en la que hay tanta incertidumbre. Nosotros no tenemos que agregar más incertidumbre y más alerta a la comunicación pública, tenemos que agregar serenidad, perspectiva, para que la información llegue y permita que la gente sepa cómo actuar en este momento tan complejo, cómo cuidarse, cómo acatar las disposiciones sanitarias, entender qué es lo que pasa en el país con datos chequeados, firmes, seguros, pero también entender qué es lo que pasa en todo el mundo. Y eso, las cuatro ediciones diarias de nuestro noticiero lo han logrado todo este tiempo. Una comunicación que debe ser serena, porque es la contracara de la alerta permanente que se propone desde otros espacios.


- T: ¿Cómo define la información serena?

- CM: Básicamente tranquila, informada en cuanto a la calidad de los datos, hacer una cobertura con un periodismo de datos, que no magnifique los hechos, sino que los ponga en contexto. Hablo particularmente de lo que ocurre con la crisis y las restricciones sanitarias y la pandemia. Existe mucha angustia en los hogares de todo el mundo y la Argentina no es una isla en ese sentido, existe mucha angustia, nos ha cambiado la vida dramáticamente el coronavirus. Y el rol de los medios públicos, en este aspecto, tiene que ver con llevar información tranquila, chequeada, que no genere más angustia en la población. Eso en lo que tiene que ver con lo informativo, y después hay algunos parámetros que nos importa muchísimo resaltar en la gestión de la comunicación en general y de la programación en general.


- T: ¿Cuáles son esos parámetros?

-CM: Los medios públicos tienen que ser laboratorios de innovación. Son lugares que no tienen que tentarse con la repetición que tanto caracteriza a otros medios comerciales. Los medios públicos tienen el rol de jugarse por la innovación, por lo nuevo, abrirse a las nuevas narrativas, a nuevos creadores, nuevas experiencias. En un mundo que en términos audiovisuales viene cambiando de modo acelerado, y la pandemia también lo cambió, porque nos aceleró una serie de procesos de consumo, de contenidos digitales que venían desarrollándose, pero con la pandemia todo se ha profundizado y todo se ha acelerado. La televisión como medio, no solo en la Argentina, en todo el mundo, está en crisis. Y creemos que desde los medios públicos tenemos algunas respuestas, y viene desde el lado de la innovación. Hay otras cargas públicas, por decirlo de algún modo, que tienen medios como la televisión pública, que es la creación de ciudadanía, la creación de sentido. Es muy importante entender que los medios públicos no le hablan a consumidores. El rol de un medio público no es hablarle a un consumidor, es hablarle a un ciudadano, nosotros trabajamos fuera del paradigma de juntar audiencia para vender solo a los anunciantes, nosotros trabajamos en el paradigma de crear medios que generen conciencia ciudadana, que puedan hablar de políticas públicas, pero no para que hable y que haga prensa un ministro o un funcionario, no estamos para eso. Nosotros estamos para hablar de políticas públicas que puedan salvar vidas, que ayuden a la educación, que generen conciencia sobre la importancia del conocimiento, de la ciencia y la tecnología.

-T: ¿Cuál es rol de la TV Pública ante la desinformación?

- CM: Frente a la desinformación, que es un fenómeno que va mucho más allá de la Argentina, lo que pasa con la desinformación, con las grietas y con la era de las redes sociales como medios de información, es algo muy preocupante. Y los medios públicos, la TV Pública en particular, que es la nave insignia de nuestros medios públicos, tiene que jugar un rol para equilibrar esa cancha. No para estar todo el tiempo desmintiendo cuestiones políticas o ideológicas, sino para poner la información en contexto. Se habla de que las vacunas envenenan, matan. ¿Cuál es el rol de la TV Pública?. Explicar que las vacunas salvan vidas. O frente a la instalación de que la campaña de vacunación es un fracaso, la TV Pública tiene la obligación de mostrar que la Argentina está en un puesto muy destacado en términos de campaña de vacunación, en un contexto internacional donde los países más poderosos se quedan con la mayor cantidad de vacunas y países como el nuestro tienen que pelear por cada dosis. Producto de ese contexto nefasto que estamos viviendo en los últimos meses, la actitud y la gestión de la vacunación está demostrando que nuestro país está en un lugar muy destacado, sobre todo teniendo en cuenta su capacidad financiera económica y su cantidad de población. Teniendo en cuenta esos parámetros, la Argentina está en un lugar destacado en el concierto mundial. Entonces, es tomar este tipo de información y todo el tiempo contrastarla con datos. (Télam)