El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, anunció la vuelta a clases presenciales "gradual y cuidada" desde el próximo miércoles en el conurbano, informó que se firmó un nuevo contrato para la compra de cinco millones de vacunas contra el coronavirus del laboratorio chino Cansino y reveló que los mayores de 60 años de edad ya no deberán pedir turno para inmunizarse.

En una conferencia de prensa que brindó en la Casa de Gobierno, Kicillof explicó que el retorno gradual a las aulas se dará en todos los niveles de la educación, debido a que la baja de casos de coronavirus detectados en los últimos días permite al conurbano salir de la fase de "alarma epidemiológica", la de mayor gravedad en la clasificación de los expertos.

El gobernador aclaró que, tal como se viene haciendo hasta ahora "en forma sistemática", se "va a cumplir taxativamente con el Decreto de Necesidad y Urgencia del Gobierno nacional” que establecerá las nuevas restricciones en el marco de la pandemia.

Sin embargo, sostuvo que la reducción importante en los casos de contagio en los últimos 15 días en los 40 distritos que conforman el AMBA les “permite desde el miércoles volver a las clases presenciales respetando los protocolos pautados, tal como se implementaron antes de la suspensión”.

Según precisó, en la provincia de Buenos Aires se pasó de 12 mil casos a 8.700 promedio la última semana“, lo que hace que en el conurbano, en los últimos 15 días, haya 401 casos cada cien mil habitantes, lo que permite salir de la alarma epidemiológica.

Así, detalló que el regreso de los alumnos a las aulas será a partir del miércoles, en tanto el lunes empezarán a regresar las autoridades de los colegios, los docentes y el personal auxiliar.

Dejó en claro que el regreso a las clases presenciales será en forma "gradual y cuidada" y que se realizarán "testeos aleatorios" en el ámbito educativo.

Precisó que la decisión fue apoyada por el Gobierno nacional y sostuvo que a su Gobierno “no le interesa entrar en una disputa política, sino trabajar con indicadores epidemiológicos”, al hacer referencia a las diferencias que en las clases presenciales mantuvo la provincia con el gobierno porteño.

En este marco explicó que la zona del Amba “cambia la clasificación ya que no es considerada en alarma epidemiológica por los menores niveles de contagios marcados en los últimos días” y, de acuerdo con el esquema diseñado, la provincia pasa de Fase 2 a 3, un estado que posibilita una mayor apertura de las actividades.

Durante la conferencia, Kicillof admitió que por el momento “no se evalúa un cambio en el calendario escolar”, en referencia a las vacaciones de invierno, y anunció que se colocarán medidores de dióxido de carbono en 33 mil establecimientos educativos, para lo cual se invirtieron 622 millones de pesos.

Por otra parte, anunció la compra de vacunas al laboratorio chino Cansino y o celebró que, en forma simultánea al desarrollo de la conferencia de prensa, el Ministerio de Salud de la Nación haya autorizado la utilización de esas vacunas en Argentina, con aprobación del Anmat.

“Es una vacuna de una sola dosis como con una eficacia de 68,8 para evitar contagios y de 95,5% para evitar casos graves lo que demuestra que tiene mucha efectividad”, sostuvo.

Este anuncio se suma al contrato firmado hace una semana con el laboratorio indio Bharat Biotech para la compra de 10 millones de vacunas Covaxin, con posibilidad de extenderlo a 15 millones, por lo que la provincia estaría adquiriendo un total de 20 millones de dosis.

Kicillof también anunció que, para avanzar con el plan de inmunización contra el coronavirus, habrá "vacunación libre" para los mayores de 60 años, tal como se había dispuesto en los últimos días para los mayores de 70.

Esta medida dispone que los mayores de 60 años que aún no hayan sido vacunados pueden hacerlo sin necesidad de pedir turno. Solo deberán acercarse a un centro vacunatorio y presentar su DNI con domicilio en la provincia de Buenos Aires.

Estimó que para el domingo próximo la provincia de Buenos Aires llegará a los cinco millones de vacunados y pidió a la población continuar con las medidas de cuidado para evitar los contagios.

“Necesitamos cuidar lo que hemos logrado. Los nueve días de restricciones fuertes han sido exitosos porque logramos reducir la curva”, resaltó, aunque aclaró que la pandemia “no terminó y no se puede vivir con estos niveles de contagio”.

En cuanto al funcionamiento de los comercios y el resto de las actividades el gobernador explicó que cumplirá con lo que establezca el DNU del Gobierno nacional. (Télam)