La portavoz de Presidencia, Gabriela Cerruti, reiteró hoy que los organismos de seguridad argentinos actuaron bien en el caso del avión venezolano retenido en Ezeiza, afirmó que actualmente el caso se analiza como una cuestión "judicial" y desmintió que haya informes internacionales que relacionen a la tripulación con la organización libanesa Hezbollah.

En su tradicional conferencia de prensa de los jueves, Cerruti subrayó que no existe ni existió ningún pedido de captura realizado por ningún país u organismo internacional con respecto de los tripulantes de la aeronave.

"El Gobierno argentino no tienen ningún informe que diga que los miembros de la tripulación son de Hezbollah, es una información absolutamente falsa. El informe del FBI, como todos los que han llegado, lo que indica es que la compañía aérea iraní le vendió sus aviones a la empresa venezolana", señaló.

En ese sentido, explicó que el avión retenido en Ezeiza es de una empresa venezolana y "que sus dueños anteriores fueron de una firma iraní que estaba sancionada por el Departamento del Tesoro de los Estados unidos porque se la podía haber vinculado a una fuerza" militar de ese país.

Por otra parte, la funcionaria desmintió informes y críticas por partes del Estado de Israel y recordó que la embajada de ese país en Buenos Aires "emitió un comunicado en el que dijo que el Gobierno (Argentina) actuó excelentemente bien" en el caso de la aeronave.

"Hay una causa en la Justicia, será la que determine los pasos a seguir", concluyó la portavoz. (Télam)