Nacida en la política con la crisis social y económica del 2001, la precandidata a diputada nacional del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) María Celeste Fierro prometió "renovar y unir la izquierda", en caso de acceder a una banca en el Congreso nacional, y revertir así el hecho de que muchos argentinos "votan al progresismo" por la falta de "amplitud" del Frente de Izquierda Unidad (FITU).

Nacida hace 36 años en la localidad cordobesa de Villa Allende, Fierro encabezará en las PASO una lista en CABA que competirá en la interna del Frente de Izquierda Unidad (FITU) contra el espacio que tiene como primera postulante a Myriam Bregman, exdiputada por el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS).

En una entrevista con Télam, Fierro marcó su certeza de que "por dogmatismos y sectarismos" no se logró conformar una lista de unidad en CABA y pidió "revisar los mecanismos de participación para incluir a sectores no partidarios".

De hecho, hace 18 años que la izquierda no logra contar con una banca en la Cámara baja en representación de la Ciudad de Buenos Aires. El último registro data del 2003 cuando Luis Zamora fue electo como diputado nacional por la agrupación Autodeterminación y Libertad (AyL) en una elección en la que obtuvo el 12% de los votos.

- Télam: ¿Por qué cree que su lista es la mejor opción para representar a la izquierda en CABA?

- CF: Para ser una alternativa que tenga la fuerza y el acompañamiento para llevar adelante las medidas que proponemos. Hay que discutir cómo hacemos para que la izquierda sea más fuerte, sea vista por millones como una alternativa real de Gobierno, no solamente para ocupar cargos legislativos. Eso va a ser cuando logremos superar el techo que ha tenido en este último período y eso es producto muchas veces del sectarismo, el dogmatismo. Hay que trabajar con los sectores de la izquierda independiente, de la izquierda social que compartimos las calles defendiendo las causas justas; desde derechos humanos, de género, socioambientales, sindicales, que están con nosotros peleando y muchas veces al no ser parte del FIT-U no tienen esos espacios para participar activamente por fuera de las elecciones. Creemos que el FIT-U tiene que ampliarse, se tiene que abrir y transformarse en un gran movimiento político donde puedan incluirse todas estas activistas. Muchos sectores que se llaman de izquierda terminan votando al progresismo por no encontrar en la izquierda esta alternativa más amplia.

- ¿Cómo se puede dar esa alternativa ampliada de la que hablás?

- Previo a firmar las alianzas nuestra propuesta era hacer una gran PASO con toda la izquierda política, hubiera sido muy importante que esos partidos aceptaran hacer este debate fraterno, que puedan expresarse y después tener la certeza de ir todos, todas y todes juntes a la elección de noviembre. Ese sería un paso, el electoral y después tiene que seguir y lograr funcionar como un gran movimiento político, donde se expresen las distintas tendencias, donde haya organizaciones pero también espacios de discusión asamblearios, congresos, donde puedan participar los compañeros y compañeras independientes. Es importante que seamos un canal en la elección, pero queremos ser más que ese canal electoral.

- ¿Cree que la izquierda tiene en estos comicios parlamentarios más chances de hacer una buena elección, que en una presidencial?

- Sí, por supuesto, no solo por ser una elección legislativa, que mantiene una tendencia de mejores resultados, sino que hay una condición que es el reflejo de lo que pasa en América Latina y el mundo donde hay distintas rebeliones, donde el pueblo sale a la calle para enfrentar los ajustes del FMI y de los gobiernos que los aplican y va creciendo una alternativa de izquierda. Hace falta seguir avanzando en esto para ser esa alternativa cuando llegue ese momento de mayor cuestionamiento a los partidos del régimen.

- ¿Qué propuestas piensa que puede aportar al Congreso?

El planteo concreto que tenemos es la reducción de la jornada laboral a seis horas, ya que logrando hacer esto se podría aumentar entre un 20 y un 25% de trabajo activo. Es fundamental hacer valer los decretos de la prohibición de despidos, suspensión y rebajas salariales porque en pandemia hubo despidos, hubo suspensiones y hubo rebaja de salarios acordadas con los sindicatos. La clave es cómo garantizar trabajo genuino y en eso un plan de obras públicas creo que sería fundamental. Otro punto que proponemos para que se reactive toda una rama de la producción es la construcción: la construcción de viviendas porque hay un déficit habitacional de cerca de tres millones de personas.

- ¿Por qué creés que en 18 años no pudo entrar un representante de la izquierda por la ciudad a la Cámara de Diputados?

- Creo que se ha sentido muy fuerte la grieta en las últimas elecciones y la instalan porque le sirve justamente a los dos partidos que se disputan muchas veces la capital y lo nacional, pero el otro componente creo que tiene que ver con la unidad de la izquierda. Al haber logrado la unidad en 2019 con el FIT-U estuvimos muy cerca de sacar la banca. Tener bancas hace la diferencia porque somos la garantía de que se discutan las cosas que nadie quiere discutir. Por eso quiero llamar a la reflexión a quienes terminan yendo por fuera, poniendo por encima diferencias o personalismos antes que la unidad de la izquierda. Necesitamos que se transforme en una alternativa real. (Télam)