La Cámara Federal de Casación Penal le informó al juez federal Marcelo Martínez de Giorgi cuáles fueron los expedientes en los que intervino el actual titular del cuerpo, Gustavo Hornos, durante el período de tiempo en el cual mantuvo 6 encuentros con el expresidente Mauricio Macri en la Casa Rosada.

En el listado de todos los expedientes en los que intervino Hornos en el lapso de tiempo investigado se encuentra el del Memorándum con Irán, que fue reabierto a fines de 2016, según pudo reconstruir Télam de fuentes judiciales que tuvieron acceso al expediente.

La medida había sido requerida por la fiscal Alejandra Mangano cuando impulsó la investigación penal para determinar si los encuentros ocurridos entre el 12 de diciembre de 2015 y el 13 de agosto de 2018 sirvieron de escenario para la influencia indebida por parte del exmandatario en las decisiones que adoptaba por el juez Hornos en los casos en los que Macri tenía interés.

Los hechos que dieron origen a esta investigación fueron denunciados por Martín Soria, cuando ejercía como diputado nacional, antes de ser el actual ministro de Justicia y Derechos Humanos y estaban basados en el resultado de la compulsa del registro de ingresos a la Casa Rosada durante la administración Cambiemos.

El pedido de información fue cursado por el juez Martínez de Giorgi al vicepresidente de la Casación, Alejandro Slokar, dado que el titular de ese tribunal se encuentra alcanzado por la investigación en curso.

La Casación dio toda la información acumulada en ese tribunal sobre las visitas de Hornos a Macri y aclaró, además, que no se registró ninguna invitación formal de la Casa Rosada que permitiera encuadrar esos encuentros en un marco de oficialidad, según pudo reconstruir Télam.

Desde Casación se le informó también al juez de la causa que en el acuerdo posterior a la denuncia de Soria, Hornos formuló consideraciones sobre sus visitas y habría admitido haber concurrido a mantener reuniones en la Casa Rosada con Macri.

En aquella reunión de Acuerdo de Superintendencia, Hornos afirmó ante los presidentes de las salas que componen al máximo tribunal penal del país que lo unía a Macri una relación social y de amistades compartidas y afirmó que sólo fue a la sede de gobierno para ser consultado por el entonces Presidente acerca de la reforma penitenciaria y judicial, pero nunca sobre causas de su interés, según reconstruyó esta agencia oportunamente.

Asimismo, fueron requeridas la nómina y las resoluciones firmadas por Hornos cuando se producían las visitas a la Casa Rosada y también a la Quinta de Olivos: en ese listado sobresale el fallo del 29 de diciembre de 2016 que dispuso la reapertura de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

Al día siguiente de conocerse aquella sentencia, Macri celebró públicamente la decisión que calificó de “fundamental” al destacar el "gran paso" que se había dado gracias al "coraje" de los jueces Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, y reafirmó: “Ese coraje es una ratificación de este rumbo nuevo que ha tomado la Argentina”.

"Se ha dado un gran paso. Y han tenido mucho coraje, tanto el juez Borinsky como el juez Hornos, porque tuvieron mucha presión, de la compañera de sala (por Ana María Figueroa), de otros jueces de Casación, y de mucha gente alrededor, sobre todo de Justicia Legítima, intentando que esto no suceda", sostuvo Macri el 30 de diciembre de 2016, en una entrevista que le concedió a Radio Nihuil, de Mendoza.


(Télam)