El secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Cancillería, Guillermo Carmona, visitó la Base Marambio en el inicio de la pre Campaña Antártica de Verano y destacó que la apuesta por la ciencia en la Antártida "es un enorme desafío logístico" que "sostiene la Argentina año a año" y "prestigia nuestra política exterior" y "protagonismo en el marco del Sistema del Tratado Antártico".

El funcionario viajó junto a la directora Nacional del Antártico (DNA), Patricia Ortúzar, y el consejero Patricio Violini, con una delegación de científicos del Instituto Antártico Argentino (IAA) de Cancillería y personal militar logístico a la Base Marambio, una de las seis bases permanentes que tiene Argentina en el Continente blanco, informó hoy el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

"La apuesta por la ciencia en la Antártida es un enorme desafío logístico que sostiene la Argentina año a año y es un esfuerzo que valoramos enormemente porque prestigia nuestra política exterior y nuestro protagonismo en el marco del Sistema del Tratado Antártico", señaló Carmona.

Asimismo, destacó la importancia de revalidar "el fuerte compromiso de mantener una presencia activa en un lugar que forma parte del territorio nacional y donde el Estado argentino dice presente en tierras soberanas", expresó el parte de prensa.

La visita, que se concretó el pasado jueves en el marco de los preparativos para el comienzo de la Campaña Anual Antártica que se desarrolla entre los meses de noviembre y mayo, comenzó en el Palomar con un vuelo en una aeronave Hércules de la Fuerza Aérea Argentina hacia la localidad de Río Gallegos, y continuó con un segundo traslado directo hacia la Base Marambio, donde la tripulación fue recibida por el Jefe de la Base Conjunta Antártica Marambio, vicecomodoro Ernesto Rafael Lynch.

Carmona, primer funcionario de la actual gestión de gobierno que pisa suelo antártico a partir de las dificultades logísticas impuestas por la pandemia, recorrió las instalaciones de la Base, y estuvo en el depósito Omega junto al responsable de logística de la DNA, Genaro Mamani, donde analizaron la programación de la próxima Campaña Antártica de Verano.

Asimismo, visitó el laboratorio Lambi, perteneciente al IAA a cargo del referente científico Juan Cruz Scatuerchio y la auxiliar Romina Lucana, donde repasaron el monitoreo electrónico de sensores destinados a diferentes programas de investigación científica.

La pre-campaña es el inicio del trabajo científico de algunos grupos entre los meses de agosto y septiembre a noviembre de cada año, previo al inicio de la Campaña Antártica de Verano, e incluye actividades científicas y técnicas que se realizan en las Bases Marambio, Esperanza y Carlini, como monitoreo biológico y tareas técnicas, recordó la Cancillería.

La Pre como la Campaña se realizan con el apoyo logístico del Comando Conjunto Antártico (Cocoantar) del Ministerio de Defensa.

Asimismo, sostuvo que alguno de los proyectos previstos para iniciar en la Precampaña y continuar durante la Campaña Antártica de Verano en los laboratorios del IAA ubicados en la Base Marambio, en el Laboratorio Antártico Multidisciplinario, el Laboratorio de Rayos Cósmicos y el Refugio "La Remota", son sobre fisiología antártica, micropaleontología, geomorfología y geología glaciar, paleogeografía, cambio climático, masa y dinámica de glaciares en la Península Antártica.

De ese modo, se realizan tomas de muestras científicas, monitoreo de datos medioambientales y, desde las ciencias sociales, estudios sobre el patrimonio histórico en Cerro Nevado.

Gran parte de estos proyectos se realizan en cooperación internacional con diversos países, entre ellos Alemania, Brasil, Colombia, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Italia, Japón, Suecia y Suiza, así como con numerosas instituciones nacionales.

La Base Marambio se fundó el 29 de octubre de 1969 y es una de las seis bases permanentes que tiene la Argentina en la Antártida, recordó la Cancillería.

La presencia argentina en el Continente blanco data, de manera ininterrumpida, continua y permanente, desde 1904 a partir de la toma de posesión por parte de la dotación argentina del Observatorio Meteorológico en la Isla Laurie, Orcadas del Sur. (Télam)