El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, repudió hoy la amenaza de muerte recibida por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, al asegurar que no se pueden “seguir permitiendo estos hechos de odio y violencia”, por lo que consideró que se necesita “impulsar de manera urgente un pacto democrático por la paz”.

“Necesitamos impulsar de manera urgente un pacto democrático por la paz, el respeto hacia los derechos humanos y la plena vigencia de las instituciones democráticas”, escribió Capitanich en su cuenta de Twitter, tras confirmarse que ayer hubo una llamada al servicio de emergencias 911 desde La Plata con amenazas de muerte para la expresidenta.

En ese marco, el mandatario peronista publicó: “Quiero manifestar mi más enérgico repudio a la amenaza de muerte contra la vicepresidenta de nuestra Nación, Cristina Fernández de Kirchner”.

El exjefe de Gabinete (2013-2015) fue contundente: “No podemos seguir permitiendo estos hechos de odio y violencia que atentan contra la vida y la democracia”, sentenció.

Capitanich fue uno de los mandatarios provinciales que participó del acto en el viernes 2 en la Plaza de Mayo, al día siguiente de que intentaran asesinar a la vicepresidenta al ingresar a su vivienda en el barrio porteño de Recoleta.

Ante la amenaza de muerte conocida hoy, la jueza federal María Eugenia Capuchetti, a cargo de la causa por el intento de magnicidio que sufriera el 1 de septiembre pasado, dispuso reforzar la custodia de la exmandataria, confirmaron hoy fuentes judiciales.

Los informantes precisaron que la amenaza fue hecha ayer por la tarde a través de un llamado telefónico a la línea 911 realizado desde la ciudad de La Plata.

Así, once días después del atentado contra la Vicepresidenta ocurrido en la puerta de su domicilio, cuando el ahora detenido Fernando Sabag Montiel gatilló un revólver a escasos centímetros de su rostro, se suma ahora esta amenaza de muerte ocurrida en las últimas horas.

En la causa por el intento de magnicidio, a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti, interviene también el fiscal Carlos Rívolo.

Además de Fernando Sabag Montiel se encuentra detenida su pareja, Brenda Uliarte, imputada también por el hecho, y hoy fue detenida otra mujer.

Como parte de la investigación, la justicia detectó una serie de mensajes extraídos del teléfono celular de Brenda Uliarte que permitieron a la justicia detectar que un grupo de personas había intentado antes asesinar en dos ocasiones a la exmandataria. (Télam)