El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Andrés Allamand, aseguró en una entrevista que la política chilena hacia el manejo del tema de las Islas Malvinas se mantendrá en el respaldo a la postura de la Argentina, ya que su "planteamiento es apoyado unánimemente en toda la región".

El canciller, en diálogo con el portal digital El Libero, afirmó que cambiar la política de apoyo y respaldo de Chile a la Argentina en la Cuestión Malvinas, plasmada en el Tratado de Paz de Amistad de 1984 y el Tratado de Maipú de 2009, seria "definitivamente absurdo y un seguro boomerang".

En esa línea, Allamand consideró: "¿Qué gana Chile con quedar completamente solitario y aislado en un tema que genera consenso regional? Nada. ¿Qué pierde? Dinamitar la coherencia de su actuación".

En la entrevista, el canciller chileno recordó que su país desde el año 1993 "en forma ininterrumpida, promueve, apoya y presenta en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas una resolución relativa a la cuestión de las Malvinas".

En ese sentido, se preguntó: "¿Quién entendería un viraje tan intempestivo?" en relación a un eventual cambio en el respaldo chileno al reclamo argentino por la soberanía de las islas.

El ministro reiteró el apoyo de su país a Argentina en el tema Malvinas al ser consultado sobre si Chile variaría su postura, como una represalia por una reclamación argentina sobre la plataforma continental extendida al sur del llamado "punto F".

"No estoy de acuerdo ni con esa visión errada ni con lo que llamo la 'estrategia represalia' por múltiples razones, pero principalmente por una: no veo que vaya a tener ningún efecto favorable respecto de la controversia", aseguró.

Allamand citó al presidente Alberto Fernández con una frase que el mandatario argentino dijo en su visita a Santiago en enero, al afirmar que si hay un problema entre Chile y Argentina "lo tenemos que resolver como los resuelven los amigos: nos sentamos, lo charlamos y lo resolvemos".

Cerró diciendo que, bajo su gestión, Chile en temas internacionales actuaría "con firmeza, pero sin estridencia" ya que, según él, "en eso consiste la diplomacia".

(Télam)