Una nueva audiencia se realizó hoy por videoconferencia en el juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco de la denominada megacausa de Campo de Mayo, que busca justicia en nombre de 323 víctimas, en la cual la defensa solicitó la condena de los 22 imputados y la revocación de las prisiones domiciliarias.

La audiencia comenzó pasadas las 10 con el alegato de la querella encabezada por el abogado Pablo Llonto, en la causa donde se investiga el accionar contra 323 personas, entre ellas 14 mujeres embarazadas, y 9 padres de niñas y niños apropiados.

En el juicio -que se sigue en los Tribunal Oral Federal N°1 de San Martín, integrado por los jueces Silvina Mayorga, Daniel Omar Gutiérrez y Nada Flores Vega-, son juzgados 22 imputados, entre ellos el exgeneral Santiago Omar Riveros, que se encuentra con prisión domiciliaria.

En lo que constituyó hoy el día 106 de la causa, Llonto expresó que "acusamos y pedimos la condena de todos los imputados en la causa, así como revocar las domiciliarias", y mostró fotografías y documentos que permitieron acompañar el alegato.

En este punto, añadió: "Solicitamos la condena para todos los imputados y la revocación de todas las domiciliarias, para que no sintamos al final del juicio, la vergüenza de llegar con el exgeneral Riveros disfrutando sonriente, y quizás con una bebida en la mano, en su lujoso piso de Belgrano, sintiendo que la justicia le importa un bledo".

Llonto empezó su alegato con la imagen del jerarca nazi Alfred Rosemberg que fue condenado en el primer juicio de Nuremberg: "Fue el único que no mostró nunca ni una palabra, ni gesto de arrepentimiento. Y fue condenado", recordó.

Click to enlarge
A fallback.

La referencia fue utilizada para sostener las acusaciones: "Si de algo se arrepienten los acusados es necesario que digan lo que hicieron, y donde están los restos (de los desaparecidos) y los bebés que buscamos" dijo.

En este punto, Llonto reconoció "la lucha de los familiares de las víctimas para llegar a este juicio" y recordó que "primero pidieron aparición con vida, luego juicio y castigo y luego saber donde están los restos, más tarde, saber qué hicieron y donde están las nietas y los nietos secuestrados".

"Todo ello se fue sumando a lo largo de años y la sensación de los familiares y sobrevivientes es que no puede quedar todo igual que como hace 45 años. Las cosas no pueden igual, sin condena y con los imputados condenados en su casa", aseveró el abogado.

"Entendemos que todo ha sido probado y les preguntamos si es suficiente todo lo escuchado de boca de los sobrevivientes para que la justicia entienda lo sucedido en estos espacios del horror?", interpeló.

En este punto, recordó el testimonio "del ex sargento arrepentido (Víctor) Ibañez" y concluyó: "Si, es necesario seguir escuchando más, porque los acusados quieren pasar inadvertidos".

Por esto, en su alegato, nombró a "uno por uno", a las víctimas y sobrevivientes y sus historias.

Los acusados son Santiago Omar Riveros, Luis del Valle Arce, Mario Domínguez, Luis Sadí Pepa, Eugenio Guañabens Perelló, Arnaldo Julio Román, Rodolfo Emilio Feroglio, Bernardo Caballero, Carlos Somoza, Miguel Ángel Conde Carlos Villanova, Carlos Caimi, Francisco Rolando Agostino, Ramón Vito Cabrera, Alfredo Oscar Arena, Federico Ramírez Mitchell, Luis Pacífico Britos, Hugo Miguel Castagno Monge, Roberto Fusco, y Carlos Tamini. (Télam)