El canciller Santiago Cafiero renovó hoy el "inquebrantable compromiso" de la Argentina con la "preservación del ecosistema antártico", al participar de un encuentro internacional sobre la conservación de los recursos vivos marinos del continente blanco.

"El compromiso de la Argentina con la preservación del ecosistema antártico es inquebrantable. Es una parte muy significativa de nuestra política antártica que constituye una firme política de Estado", aseguró Cafiero.

El flamante canciller participó hoy de forma virtual de la Segunda reunión a nivel ministerial, convocada por la Unión Europea, sobre Áreas Marinas Protegidas (AMPs), en el marco de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (Ccrvma), informó el Palacio San Martín en un comunicado.

Ante un numeroso panel de autoridades internacionales y expertos, Cafiero afirmó que "en un año en el que hemos recibido contundente información del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático y a medida que crece la necesidad de protección de los recursos vivos marinos de la Antártida, también se profundiza nuestra responsabilidad de actuar y de alcanzar resultados".

En ese sentido, advirtió que "las señales de alarma son varias y muy claras", al tiempo que planteó la necesidad de "actuar de manera rápida y decidida".

En otro tramo de su exposición el jefe del Palacio San Martín recordó que "en 2018 la Argentina y Chile presentaron ante la Ccrvma una propuesta conjunta con sólida base científica para el establecimiento de un AMP en la Península Antártica Occidental".

A renglón seguido, ratificó lo expresado por Argentina durante anteriores reuniones de la Ccrvma.

"La Argentina apoya plenamente las propuestas de AMPs presentadas para el Mar de Weddell y para la Antártida Oriental", expresó y agregó que "junto con Chile estamos hoy abocados a continuar los trabajos necesarios para mejorar la propuesta para la Península Antártica para lograr su aprobación".

"Sin embargo -continuó Cafiero- consideramos que todas las propuestas de AMPs están hoy sólidamente fundamentadas en las mejores evidencias científicas disponibles necesarias para la preservación del ecosistema y la biodiversidad de la región".

El canciller argentino puso de relieve que "la presencia y constante actividad de ambos países en esta región austral única del planeta nos hace testigos penosamente conscientes de que su frágil ecosistema sufre cada vez más el impacto del cambio climático y, de manera creciente, también el de la pesca".

Al respecto detalló que "el área concentra más del 70% de la población de kril antártico, alimento esencial para ballenas y pingüinos. A ello se agrega que la Península Antártica es también donde se registra la mayor actividad humana en la Antártida, incluida la de numerosos programas antárticos nacionales y la del turismo que ya supera las 70.000 personas al año".

Por último, expresó su confianza "en que pronto prevalecerá el espíritu de cooperación antártica y que seremos capaces de continuar con discusiones maduras sobre la designación de AMPs en las aguas que rodean a la Antártida, honrando el compromiso ya asumido de crear una red representativa de áreas marinas protegidas". (Télam)