El canciller Santiago Cafiero recibió hoy al embajador de Brasil en la Argentina, Reinaldo José de Almeida Salgado, quien le entregó la carta formal por la cual Brasil oficializa su retorno a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), a pocos días de la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del mecanismo integración regional que tendrá lugar en Buenos Aires el próximo 24 de enero, se informó oficialmente.

De este modo, Brasil retorna a la Celac luego de la decisión del expresidente de ese país, el ultraderechista Jair Bolsonaro, el 16 de enero de 2020, de suspender su participación en el bloque que agrupa a 33 naciones de América latina y el Caribe. .

Ahora, con esta formalización, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños vuelve a tener al pleno de los países de la región.

Según indicó la Cancillería argentina en un comunicado, durante el encuentro con Cafiero, el embajador de Brasil agradeció los pronunciamientos realizados por el gobierno del presidente Alberto Fernández sobre los destrozos y actos vandálicos "sin precedentes", ocurridos el domingo pasado contra las sedes de los tres poderes de Brasil.

Por otra parte, el jefe de la diplomacia argentina dialogó con Almeida Salgado sobre la próxima visita oficial que realizará el presidente Luiz Inácio Lula da Silva a la Argentina el lunes 23 de enero, que incluirá una reunión bilateral, en la Casa Rosada, con el presidente Alberto Fernández, y al día siguiente participará en la Cumbre de la Celac.

De la reunión que tuvo lugar en el Palacio San Martín formó parte también el vicecanciller Pablo Tettamanti.

La VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Celac, en el Sheraton Buenos Aires Hotel, convocará a los mandatarios, cancilleres y representantes de los 33 países miembros del mecanismo regional, cuya Presidencia Pro Témpore está en manos de Argentina, además de observadores de distintos organismos regionales y multilaterales y sus representantes.

El 5 de enero pasado, a cuatro días de la asunción de Lula da Silva, el Gobierno de Brasil ya había confirmado a los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños la "plena e inmediata reincorporación" del país al mecanismo regional del que se había retirado por decisión de Bolsonaro y confirmó la asistencia del jefe del Estado a la reunión del foro regional.

El retorno implica el regreso del país "a todas las instancias del mecanismo", tanto las de "carácter político como las de carácter técnico, informó, en esa ocasión un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores publicado en su página web.

Fernández y Lula tendrán una reunión de trabajo en Balcarce 50, que incluirá la firma de acuerdos ya delineados en el encuentro que ambos líderes sostuvieron en Brasilia, el 1 de enero pasado, tras la toma de mando del presidente de Brasil.

La decisión de regresar al mecanismo regional había sido anticipada días antes por el nuevo canciller, Mauro Vieira, quien aseguró que en su gestión la política exterior de Brasil conducirá al país "al gran palco de las relaciones internacionales".

También en esa oportunidad dijo que la región "perdió capacidad de actuar en conjunto", por lo que prometió "recuperar la Unión de las Naciones Sudamericanas" (Unasur), y aseguró que uno de sus "objetivos inmediatos" era el de "dinamizar" la Celac.

Un capítulo especial, por cercanía y sintonía política, será para el Gobierno argentino la llegada al país, el 23 de enero, de Lula Da Silva, en lo que será la primera visita de Estado del líder del Partido de los Trabajadores (PT) desde su asunción al frente del Palacio del Planalto, y que significará el relanzamiento formal de la estratégica relación bilateral con el principal socio comercial de Argentina en el Mercosur.

Fernández y Lula tendrán una reunión de trabajo en Balcarce 50, que incluirá la firma de acuerdos ya delineados en el encuentro que ambos líderes sostuvieron en Brasilia, el 1 de enero pasado, tras la toma de mando del presidente de Brasil.

"Por el afecto que siente Lula por nuestro Presidente" se logrará "un gran acuerdo binacional en lo financiero, lo energético, en agro-industria, cultura, infraestructura y turismo", anticipó días atrás en declaraciones a la prensa el embajador argentino en Brasilia, Daniel Scioli.

El regreso de Lula al Planalto significa para el Gobierno la restauración del tándem Brasilia-Buenos Aires como base para la integración regional, lo que además sumará un elemento favorable al comercio entre ambos países y al ritmo de crecimiento de Argentina. (Télam)