El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan Cabandié, insistió hoy con su propuesta de “hacer un canje de deuda externa por acciones verdes, que van a beneficiar al mundo”, al tiempo que celebró la sanción de la Ley de Educación Ambiental con la cual, aseguró, “cumplimos con una promesa que habíamos hecho a la sociedad argentina”.

La nueva norma permite “saldar una deuda histórica y apuntar a lograr un desarrollo sostenible con justicia social y ambiental”, a la vez que constituye “un salto de calidad para la educación, con la intención de construir una ciudadanía con responsabilidad y compromiso ambiental", dijo.

"Y eso no es poca cosa, porque hoy estamos en un contexto muy complejo”, señaló Cabandié en declaraciones que formuló en la Casa de Gobierno.

En ese sentido, tras indicar que “hoy estamos en el marco de la discusión de la deuda con el FMI”, recordó que el presidente Alberto Fernández, en el reciente encuentro virtual por el Día Internacional de la Madre Tierra, del que participaron más 40 mandatarios de distintos países, abogó por una “justicia social, financiera y ambiental” internacional y se pronunció a favor de un "canje de deuda por acción climática"

“Nosotros dijimos que queremos discutir los plazos (de pago de los compromisos), pero también queremos discutir la acción ambiental como parte del canje de la deuda”, apuntó Cabandié.

El ministro observó que “para conseguir los dólares con los cuales pagar al vencimiento de la deuda, no lo podemos hacer sin contaminar, y por lo tanto nuestra propuesta es que podamos hacer un canje de un porcentaje de esa deuda con acciones ambientales, las que van a beneficiar al mundo. Lo que yo estoy diciendo es lo que se plantea en el mundo”.

Precisó que esas acciones ambientales se pueden traducir “de diversas maneras”, como por ejemplo la promoción de “energía eólica, energías renovables, protección y cuidado de nuestros bosques nativos, que son los que captan el carbono”, entre otras, y que posibilitarían limitar y reducir la emisión de gases con efecto invernadero, una de las causantes del cambio climático.

Para poder cumplir con esa meta, prevista en el Acuerdo de París que entró en vigor en el 2016, “tenemos que poner en marcha una producción que sea sostenible y no contamine y empeore nuestra emisión de gases”, dijo Cabandié, Señaló que “es una necesidad, porque está en riesgo la supervivencia humana, y todos conocemos lo que significa el colapso ambiental, el riesgo que tenemos”.

Resaltó el ministro que “necesitamos producir y la producción ’per se’ tiene niveles de contaminación, entonces estamos en una situación compleja y si a eso le sumamos una deuda aberrante, como la que contrajo el gobierno anterior con el FMI, todo se complica mucho más”.

“Todos tenemos, como argentinos, ese peso, ese yugo en la espalda de esa deuda ilegítima que es el pago del compromiso contraído por el gobierno anterior, y que lamentablemente ningún dólar de esos llegó a nuestro país ni sirvió para generar trabajo ni nada”, enfatizó Cabandié. (Télam)