La diputada Nacional por el Frente de Todos (FdT) Mara Brawer calificó hoy como "una caradura" a la ex gobernadora María Eugenia Vidal, por "hablar 10 días después" de que se difunda el video en el que su exministro de Trabajo, Marcelo Villegas, habla de su deseo de tener una "Gestapo" para terminar con los gremios, y consideró que esto expresa la "raíz autoritaria" con la que gobernó Juntos por el Cambio (JxC).

"Vidal es una caradura", dijo Brawer esta mañana en diálogo con Radio 10 y criticó que "ante un hecho institucional tan grave, salga a decir 10 días después que no habló antes porque tenía anginas".

A su vez sentenció que JxC "llegó al poder por elecciones pero tienen raíces en el autoritarismo y la última dictadura militar".

La exmandataria provincial sostuvo ayer en declaraciones al canal La Nación+ que el video de la llamada "mesa judicial", en que se ve al exministro de Trabajo provincial Marcelo Villegas expresar su deseo de tener una "Gestapo" --la policía política del régimen nazi-- para terminar con los gremios, "fue ilegalmente grabado y no constituye prueba", y negó que en su administración hayan existido "causas armadas".

También tildó de "reprochable" la referencia a la Gestapo que hizo Villegas, al considerar que es "banalizar el sufrimiento de las víctimas del Holocausto".

En este sentido, Brawer señaló que Vidal "se disculpó por usar el término Gestapo" pero "nunca dijo que lo que estaba mal era la intención de terminar con los gremios", por lo que consideró que la exgobernadora "está de acuerdo" con esa idea.

Click to enlarge
A fallback.

En la misma línea, la legisladora indicó que "Vidal dice que (el sindicalista de la Uocra, Juan Pablo) "el Pata" Medina tenía que estar preso porque había un montón de pruebas" y al respecto se preguntó: "Si había un montón de pruebas, ¿para qué las estaban inventando?".

"Necesitaban y querían meter a personas presas, rápido, no ajustado a derecho para demostrar su poder", subrayó Brawer.

La diputada nacional calificó como "una vergüenza" que el Procurador General de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, Julio Conte-Grand, sea "cómplice de armado de causas judiciales" y recordó que fue "puesto a dedo por María Eugenia Vidal" y "se juntó hace menos de un mes a tomar algo con (Mauricio) Macri".

"Las instituciones y los jueces deben dejar de funcionar cooperativamente y protegiéndose entre ellos", indicó y señaló que "hay un poder judicial, un poder económico, un poder mediático cómplice de la antidemocracia que implica la fuerza de JxC".

Finalmente consideró "una tomada de pelo" que funcionarios de la oposición involucrados digan "no haber sabido quiénes estaban sentados en la mesa".

"¿Alguien se pone a hablar de temas importantes en una mesa sin saber quiénes están sentados? Es una cargada", concluyó. (Télam)