El exvicepresidente Amado Boudou se expresó optimista respecto a la asunción de Martín Soria como ministro de Justicia y evaluó que apunta a “terminar con el lawfare”, al tiempo que se refirió a su situación judicial personal y dijo que la decisión que se tomó ayer de extenderle la prisión domiciliaria es "una buena noticia", pero "es una cosita muy pequeña" en términos generales.

“En términos personales y familiares es una buena noticia, pero en términos de lawfare, de la disputa para que no se use el sistema de administración de leyes para perseguir, es una cosita muy pequeña”, dijo Boudou en referencia a la decisión adoptada ayer por los jueces de la Sala IV de la Cámara de Casación Penal, que anularon la sentencia que ordenaba enviar a la cárcel a Boudou y le extendieron el beneficio de la prisión domiciliaria.

En diálogo con El Destape Radio, el exvicepresidente y exministro de Economía recibió con optimismo el cambio en la cartera de Justicia y dijo "va en el sentido de terminar con el lawfare”.

Boudou cuestionó a la gestión del expresidente Mauricio Macri por su relación con la Justicia y lo caracterizó como “república de `apretolandia´” y apuntó contra los exdirectores de la Agencia Federal de Inteligencia (Gustavo Arribas y Silvia Majdalani) por haber hecho “espionaje ilegal en las cárceles”, un hecho que en la actualidad investiga la Justicia.

“Acá hubo un modus operandi del Gobierno macrista”, dijo y agregó que “hay que ponerle nombre y apellido, y es `Pepín´ Rodríguez Simón”.

Fabián “Pepín” Rodríguez Simón está acusado por asociación ilícita por el empresario Fabián de Sousa, quien lo señala también por haber formado parte de la denominada “Mesa Judicial” de Cambiemos.

Boudou también se refirió a la “anormal” situación del Procurador interino, Eduardo Casal, y dijo que está "por fuera de las normas".

"Algo transitorio, a la larga se convierte en un intento de consolidar una situación anormal o ilegal”, dijo respecto de la situación de Casal que sigue al frente de la Procuración.

En otro orden, al analizar la negociación en marcha con el Fondo Monetario Internacional, Boudou aseveró que “cada vez que el Fondo metió mano en la institucionalidad argentina, al país le fue un poco peor”.

“Si en Argentina pudiera haber un acuerdo, un consenso político respecto de la necesidad de no permitirle al FMI participar del armado institucional, sería un gran paso”, completó.

Dijo que esa es "una gran idea, una cuestión muy sincera, de cabeza abierta, de Máximo Kirchner, muy patriótica", pero lamentó que "del otro lado hay un modelo que busca lo contrario”.

“Cada visita de supervisión del Fondo o el propio viaje del ministro (de

Economía, Martín) Guzmán es una oportunidad para aquellos que te quieren tener como una colonia”, sostuvo el exfuncionario.

Por último, afirmó que en Argentina no hay margen para que haya más aumentos de tarifas de servicios públicos.

“Después de los aumentos que hubo durante el Gobierno de Macri, no hay posibilidad de hablar de aumentos. La luz residencial en el Amba durante el Gobierno de Macri creció un 2.900 por ciento”, dijo a modo de ejemplo. (Télam)