El jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, destacó hoy la efectividad de las medidas restrictivas que rigen hasta este viernes al señalar que impidieron “aumento exponencial” en la cantidad de contagios de coronavirus, pero consideró necesario "seguir implementando medidas de cuidado" en el interior bonaerense debido a una crecida de casos en los últimos días.

"Lo que hacemos para ver la evolución (de la curva) es ver el promedio diario, semana contra semana. Los domingos hacemos un reporte interno y vimos que, en el total de la provincia, hubo un aumento pequeño respeto a la semana anterior", explicó Bianco en declaraciones formuladas esta mañana a Radio Nacional.

Agregó que, al observar la composición de ese número, "también hay variaciones" porque, si bien "en el AMBA hubo una pequeña caída de casos, en el interior (de la provincia de Buenos Aires) siguieron aumentando".

"Es un aumento del 30% y eso nos tiene muy preocupados", expresó Bianco.

El funcionario aclaró que si bien las medidas que rigen actualmente para mitigar la expansión de la segunda ola de coronavirus fueron efectivas, ya que impidieron "un aumento exponencial", ahora esa caída "parece haberse frenado".

“Vamos a tener que seguir implementando medidas de cuidado; no queda otra”, agregó, tras referirse a la meseta en el número de casos en un nivel alto.

“Estamos preocupados por la ocupación de camas; en el AMBA estamos en un 72%. El peligro que tenemos ahora es que, una vez que se estabilizó en un nivel alto de casos, empieza a subir a partir de esa base”, completó.

En ese marco, adelantó que analizarán esta semana si se suman nuevas medidas, pero comentó que, "más allá de los indicadores objetivos, hubo muchísimos distritos del interior que han pedido de manera preventiva pasar a fase 2".

"El sábado firmé por pedido de intendentes de nuestra fuerza política y de la oposición el pase a fase 2 ya sea por el aumento de casos, o por el nivel de ocupación de camas", dijo.

En este marco, diferenció a "aquellos que gestionan más allá del partido político al que pertenecen" porque "tienen responsabilidad sobre su gente" y a quienes "hacen política con la pandemia y ponen palos en la rueda, los que quemaron barbijos, los que dijeron que no traíamos vacunas", pese a ser "uno de los países que más vacunas trajo".

"Esos sé que no van a colaborar; solo les pido que tengan responsabilidad", subrayó el jefe de Gabinete bonaerense.

Además, de cara al vencimiento el próximo viernes de las restricciones dispuestas por el presidente Alberto Fernández, adelantó que el objetivo es tomar las nuevas medidas de manera coordinada con la Ciudad de Buenos Aires y aseguró que el diálogo "es de manera permanente", aunque existan “diferencias ideológicas de fondo" y "matices respecto a los diagnósticos de cómo evoluciona la pandemia”.

“Lo importante es que nos podamos sentar en una mesa con datos y tomar las mejores definiciones porque el objetivo es salvar la vida de las personas”, agregó.

También se refirió al intento de compra de vacunas del entrenador de fútbol Matías Almeyda y destacó su "solidaridad".

"Si existe la posibilidad de hacerlo, nosotros lo vamos a hacer desde el Gobierno provincial, pero no se trata de comprar cafiaspirinas; son vacunas que están aprobadas en el mundo de manera de emergencia e implican una firma de acuerdos”, planteó.

En esa línea, explicó que, cuando se realiza este tipo de adquisiciones, se debe certificar que vengan realmente vacunas y "no cualquier placebo para hacer un negocio, cosa que ya ha pasado en el mundo".

“Lo que estamos privilegiando es trabajar directamente con los laboratorios, por eso estamos en contacto permanentemente con todos los laboratorios del mundo”, aclaró. (Télam)