El jefe de gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, afirmó hoy que la prioridad del Gobierno bonaerense "es cuidar la vida de la gente y la salud del pueblo" en el marco de la segunda ola de coronavirus, y al mismo tiempo "mantener las actividades económicas y educativas".

"Nuestra prioridad es cuidar la vida de la gente y la salud del pueblo bonaerense. También sabemos de las dificultades económicas y, por eso, no vamos a cerrar todas las actividades de golpe. La idea es mantener las actividades económicas, pedagógicas y educativas", expuso el funcionario en declaraciones a radio Continental.

En ese marco, Bianco confirmó que desde el Poder Ejecutivo provincial no se evalúa "volver suspender la presencialidad y volver a un esquema virtual".

Cuando se le consultó acerca de las críticas a las medidas restrictivas adoptadas por el Gobierno para mitigar la expansión de la segunda ola de coronavirus, Bianco planteó que no le interesa "lo que diga la oposición dura, que no es crítica sino irresponsable porque estuvo en contra del uso de barbijo, del aislamiento, dijo que la vacuna era veneno y ahora se opone a las nuevas disposiciones".

"Otra parte de la oposición con responsabilidades de gestión siempre es respetable y trabaja bien con nosotros coordinando. Tanto en la Ciudad Autónoma o los distritos siempre puede haber una crítica, pero son positivas y podemos discutir con respeto", remarcó.

Bianco analizó que "el año pasado, nos decían que éramos muy restrictivos y duros, que queríamos encerrar a la gente y ahora nos dicen que las medidas que tomamos son muy tibias".

El jefe de Gabinete bonaerense pidió tener en cuenta "los contextos" en que se toman las medidas para minimizar contagios al señalar que "el año pasado tenían el objetivo de no sólo cuidar la vida o reducir contagios sino recomponer el sistema sanitario, que estaba en un estado calamitoso".

Destacó que el gobierno de Axel Kicillof logró "triplicar los respiradores y las camas, finalizar obras en hospitales y comprar insumos" e indicó que "hoy no existe ese problema".

Por otro lado, aclaró que "las medidas de ahora no son tan fuertes como en otro momento porque estamos en medio del proceso de vacunación", indicó que en territorio bonaerense ya se inmunizó a más de 1.600.000 personas "que son las que más riesgo de vida tienen" ante un eventual contagio, lo que "cambia la situación respecto del año pasado".

En ese marco, planteó que desde el Poder Ejecutivo saben que las medidas de restricción horaria para los gastronómicos son duras para el sector, pero pidió tener en cuenta que "estamos en una pandemia".

"Sabemos que es durísimo para una parte del aparato económico, pero tomamos las medidas menos restrictivas posibles. Los epidemiólogos nos dicen que cerremos todo y los comerciantes nos piden que no cerremos nada. Hay que hacer un equilibrio política, sanitaria y económicamente", culminó. (Télam)