Quienes no asistan a los comicios deberán dirigirse a la comisaría más cercana al lugar en el que se encuentren con su documento cívico, y allí solicitar una certificación escrita que justifique su imposibilidad para ejercer su voto. Además, deberán presentar el justificativo para evitar posibles sanciones económicas y la imposibilidad de realizar trámites ante organismos estatales nacionales, provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en todo un año.

Para esto se debe realizar una consulta a través de Internet y enviar los documentos que corroboren el motivo de fuerza mayor que les impidió emitir el sufragio.

Según el Código Electoral Nacional, aquellos que no asistan a votar y no justifiquen su ausencia ante la Justicia Nacional Electoral en un plazo de 60 días después de la elección, se les impondrá una multa que oscilará entre $50 y $500, pudiendo variar en su valor. Esto se aplica a los electores que tengan entre 18 y 70 años de edad y que no emitan su voto.

En caso de no votar y si se contempla alguna de las mencionadas excepciones, se emitirá una constancia correspondiente.

Aquellos infractores que sean incluidos en el Registro de Infractores al Deber de Votar, según lo establecido en el artículo 18 de la ley, no podrán desempeñar funciones o empleos públicos durante un período de tres (3) años a partir de la elección.

Las sanciones por no cumplir con el deber de votar pueden regularizarse mediante diversas modalidades de pago a través del Banco de la Nación Argentina. La cancelación de estas multas puede efectuarse mediante transferencia de crédito, transferencia bancaria o en efectivo, ya sea de manera presencial en cualquiera de las sedes del banco o de forma virtual.

Además, quien no abone la multa no podrá realizar gestiones o trámites ante los organismos estatales nacionales, provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires durante un año