El camarista Leopoldo Bruglia, miembro de la sala primera de la Cámara Federal porteña, resultó sorteado para definir si la jueza María Eugenia Capuchetti debe continuar o no a cargo de la investigación por el intento de homicidio a Cristina Kirchner.

El magistrado deberá intervenir en el marco de la recusación presentada por los abogados de la querella de la exmandataria, quienes pretenden desplazar a la jueza porque le achacan el haber frenado la investigación tras la aparición de pistas vinculadas a la política.

Fuentes judiciales informaron que la querella pretende exponer de forma oral sus argumentos para recusar a la jueza, por lo que se espera que Bruglia convoque a una audiencia para la semana próxima.

La sala primera del tribunal de apelaciones, integrada también por los jueces Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi, también tiene para resolver un planteo de la querella en relación a la decisión de la jueza de negarse a secuestrar los teléfonos de dos asesoras del diputado nacional Gerardo Milman que fueron citadas como testigos en la causa y se contradijeron durante sus respectivas declaraciones.

Se trata de las asesoras que estaban con el diputado en el bar Casablanca dos días antes del atentado, oportunidad en la que un testigo asegura haber escuchado que el legislador opositor dijo: “Cuando la maten yo voy a estar camino a la costa”. (Télam)