El excónsul boliviano en Argentina, Antonio Abal Oña, aseguró hoy que "la carta de agradecimiento" por el envío de material bélico a Bolivia en el marco del Golpe de estado en ese país "confirma contundentemente" la existencia de una "cooperación extranjera" en la destitución de Evo Morales en 2019.

"Los sectores políticos y la población que sufrieron la represión estaban seguros de que lo que había sucedido en Bolivia era un golpe de Estado. Esta carta de agradecimiento por haber recibido apoyo para reprimir las manifestaciones confirma contundentemente la existencia de un golpe con cooperación extranjera", detalló el excónsul boliviano esta mañana, en diálogo con Radio Del Plata.

La carta de agradecimiento, que según el actual Gobierno de Luis Arce es auténtica, fue enviada por el entonces jefe de la Fuerza Aérea boliviana, Jorge Terceros Lara, al exembajador argentino en La Paz durante el gobierno de Cambiemos, Normando Álvarez García, actual ministro de Trabajo de Jujuy.

En esa nota se describe el envío de "material bélico" a la administración de Jeanine Añez para reprimir las protestas populares de resistencia al golpe contra Evo Morales, como proyectiles antidisturbios y granadas de gas lacrimógeno.

Abal Oña se refirió a los disturbios de 2019 como una "batalla entre el pueblo en las calles y un gobierno que trataba de consolidarse" y especificó que "la única manera" que tuvo la administración de Añez de consolidarse fue recurrir a las Fuerzas Armadas (FFAA)". También recordó que Jeanine Áñez "sacó un decreto liberando de toda responsabilidad penal a las FFAA".

Además, aseguró que "en el momento que Evo Morales pidió el alejamiento del embajador (de Estados Unidos)", el país norteamericano "comenzó una planificación para sacar al gobierno de Morales" de poder.

Estados Unidos realizó "una acción sostenida de desprestigio a partir de las redes sociales para endilgar una serie de adjetivos respecto al presidente, su gestión y el peligro que significaba para la democracia", acotó el excónsul.

En cuanto a la investigación que se está llevando adelante actualmente, adelantó que "hay muchos datos que confirman que el señor (Luis) Camacho estuvo en Estados Unidos y tuvo reuniones con gente ligada al ex ministro de gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada" y también vinculó a una "ONG famosa de Bolivia que recibía fondos de EEUU".

"Estos nexos aparecían colgados y ahora están teniendo asidero real de haber formado un plan", agregó.

Y comentó que "en Bolivia se está empezando a hablar de un Plan Cóndor 2, porque involucra a gobiernos como el de (Jair) Bolsonaro, en Brasil; el de Mauricio Macri, en Argentina", como así también "algunas colaboraciones de (países de) Europa".


(Télam)